Hay tantas cosas que deberíamos hacer una vez en la vida, que necesitaríamos varias vidas para completar la lista, pero si hablamos de Navidad y viajar, a todos nos viene a la mente una ciudad: Nueva York. Ninguna ciudad en el mundo ha conseguido vender tan bien la Navidad como la Gran Manzana. Y es que esta época del año es una de las más llamativas para conocer la ciudad… si no te importa pasar un poco de frío y compartir la experiencia con miles de personas. 

Fuente: Unsplash

¿Qué tiempo hará en Nueva York esta Navidad? 

Pasear por las calles de Manhattan bajo la nieve puede ser una delicia, pero hay que abrigarse bien. Aunque según las previsiones del tiempo para los próximos días no tendremos nevadas copiosas sí que se prevé la posibilidad de nieve para final de año, con temperaturas mínimas que rondarán los 0°. Un buen abrigo y unas buenas botas serán tus mejores aliados para patearte la ciudad, de tienda en tienda, y de pista de hielo en pista de hielo… 

Fuente: Flickr

Patinar sobre hielo en Nueva York 

Aunque también podemos encontrar pistas de hielo en el resto de distritos de la ciudad, las tres más populares están en Manhattan. Entre ellas, destaca la de Rockefeller Center. El entorno de esta pista es puro Nueva York y tendrás la sensación de estar en una de esas películas románticas que Hollywood factura como churros.  

Ahora bien, sentirte como una estrella de cine tiene su precio: el precio de 90 minutos de patinaje supera los $35 incluyendo el alquiler de los patines. Y si quieres pedir matrimonio a tu pareja, reservando toda la pista, también se puede… a cambio de $350 en su versión low cost. Otras pistas populares están en Bryant Park y en Central Park, siendo esta última la que probablemente tenga más atractivo escénico. 

Fuente: Flickr

Las luces de Nueva York 

Es la razón principal por la que muchos viajan a la ciudad en estas fechas. El espectáculo cuando cae la noche es fascinante… y el gasto en megavatios incalculable. Los árboles gigantes de Navidad, como el del propio Rockefeller Center, son otras de las postales más típicas de estas fechas y los grandes almacenes como Macy’s tiran la casa por la ventana para decorar sus escaparates. Además, disfrutar de las luces de Nueva York es gratis, algo que agradecerá tu cartera cuando llegue el 7 de enero.  

Pero si Manhattan no te ha dejado suficientemente epatado de Navidad, te recomendamos que hagas una pasada por Dyker Heights en Brooklyn, el no va más en decoración navideña en Nueva York. Los vecinos de este barrio compiten cada año por decorar su casa con los adornos más ostentosos y brillantes y el resultado no tiene parangón: puro kitsch. 

Fuente: Flickr

De compras por Manhattan 

Todo en la ciudad está perfectamente articulado para generar en el visitante la pulsión de comprar… y comprar: Nueva York en Navidad es la quintaesencia del consumismo, pero ya que hemos venido…

Si te aconsejamos que moderes tus compras o te hagas una lista de regalos para familiares y amigos, no nos vas a hacer caso, así que ni lo intentaremos. Con todo, darse un paseo por algunos de los centros comerciales más famosos de Manhattan es toda una experiencia: el detallismo en la decoración, la atención de los empleados y la felicidad que se respira en una de estas tiendas no tienen parangón. 

Fuente: Flickr

Por supuesto, Nueva York también está plagada de mercadillos, pero en nuestra opinión, poco diferencia un mercadillo de Manhattan del de cualquier otra ciudad, así que tampoco merece mucho la pena gastar nuestro tiempo en ellos.  

Nochevieja en Times Square 

Aquellos que habéis ido alguna vez a la Puerta del Sol en Madrid a escuchar las campanadas de fin de año, sabréis que conviene ir con tiempo para tener sitio. Pues imaginaos en Times Square, donde se celebra la entrada del año más famosa del mundo, con su bola y su confeti.  

La seguridad en esta zona de Manhattan durante el día 31 es extrema: en los últimos años no se permiten entrar mochilas en la zona de celebración y es posible que incluso te cacheen. Una vez dentro toca esperar pacientemente y soportar el colapso humano con nuestra sonrisa más navideña. Ir al baño puede ser toda una odisea si ya estás dentro, así que conviene hacerlo antes de pasar el cordón de seguridad.  

Fuente: Flickr

A pesar de las incomodidades, no cabe duda de que vivir la entrada de año en Times Square es un instante que no se olvida por el clima de camaradería que te encontrarás a tu alrededor: un lugar ideal para conocer gente.  

Espectáculos navideños 

Además de pasear y pasear y comprar y comprar, el cuerpo pide descansar un poco. Una de las opciones más navideñas para pasar un rato sentado es acudir a uno de los espectáculos que abundan por la ciudad, como el que protagoniza la compañía Rockettes en el Radio City Music Hall desde los años 30 del pasado siglo. Son un grupo de bailarinas que deleitan a los espectadores con diferentes coreografías que tienen la ciudad de Nueva York como cambiante escenario. Aunque es un espectáculo caro, como casi todo por estas fechas, llegan a hacer hasta cinco pases diarios con una duración de 90 minutos. Un buen plan también para ir con los más pequeños.  

Fuente: Flickr

Navidad con niños en Nueva York 

Si tu plan es llevarte a los peques a Manhattan por las fiestas ten por seguro que será una de las experiencias más inolvidables de su niñez. Durante unos días, Nueva York se viste de parque de juegos para los más pequeños que se pasan el día con los ojos como platos: todo es alucinante para un adulto, así que imaginaos para ellos… Nuestro consejo en caso de que viajéis con niños es que planifiquéis bien los días previamente, porque improvisar en Nueva York en Navidad y con niños puede hacerse muy duro. Y no los perdáis de vista…

En definitiva, aunque viajar a Nueva York en Navidad es caro y agotador, es una experiencia incomparable: no hay Navidad en el mundo como la que se celebra en la Gran Manzana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.