Si estamos de vacaciones y vamos a alquilar un coche, lo último que queremos es estresarnos con este proceso. Tratamos de buscar un alquiler de coche barato, que ofrezca garantías y con cláusulas sencillas. Y es que no nos llevamos de vacaciones a nuestro abogado ni tenemos tiempo para leer tanta letra pequeña. Las empresas de alquiler de vehículos lo saben y manejan una serie de trucos para, como mínimo, exprimir a los clientes y, cómo máximo, estafarlos. Así que atención a lo que firmamos.

Trampas alquilar coche
Fuente: Unsplash

Por supuesto, cada empresa cuenta con su política de atención al cliente y no todas caen en la tentación de engañar a los usuarios. Actualmente la competencia es feroz y a las compañías clásicas más conocidas se les unen otras que rompen la baraja con ofertas low cost que atraen a numerosos turistas. Algunas de ellas son las que están implementado estrategias muy agresivas que rozan la ilegalidad. Así que si vas alquilar un coche, lee atentamente estos consejos para evitar desagradables trampas.

La documentación, a buen recaudo

Ten cuenta que la mayoría de engaños que cometen las empresas de alquiler de coches se sustentan en una supuesta base legal que debe aparecer en el contrato. El negocio de dichas empresas se sostiene a través de estos contratos, de forma que están milimétricamente estudiados hasta incluso en su estructura visual de forma que, en general, el cliente tenga dificultad para entender las cláusulas decisivas.

Nos gustaría decirte que te despreocuparas del contrato y te concentraras en disfrutar de las vacaciones pero entonces estarías a expensas de la buena fe de la empresa de alquiler. Y esa no es una opción recomendable. Aconsejamos, antes de nada, buscar información sobre la empresa de alquiler y preguntar cualquier duda por adelantado. Y una vez en el mostrador para tomar las llaves del coche, hacer una lectura del contrato, sino exhaustiva, al menos atenta, poniendo especial atención en esas cláusulas claves. Y guárdate siempre el contrato: imprescindible para futuras reclamaciones.

El galimatías del seguro

Es el elemento clave en la firma de un contrato de alquiler y el origen de la mayoría de los conflictos empresa-cliente. Todos los vehículos de alquiler tienen un seguro obligatorio incluido en el contrato. Se trata del TPL o de responsabilidad civil frente a terceros. Es el seguro que cubre los daños de nuestros coches a un tercero pero no a nuestro propio coche de alquiler. Y a partir de aquí, empieza las coberturas, empieza el negocio.

Trampas alquilar coche
Fuente: Unsplash

Tenemos el CDW, seguro parcial por colisión, que suele incluir la (dichosa) franquicia, un límite de dinero que el cliente paga en caso de accidente, desperfecto o multa. Cada compañía diseña su propio CDW por lo que es un aspecto que debemos revisar a fondo. La franquicia que suele incluir esta cobertura es un importe que la compañía de alquiler nos bloquea (500-1000 euros generalmente). Es el tope de dinero que pagaremos en caso de accidente. Una vez que devolvamos el coche sin desperfectos, la empresa desbloquea el dinero de nuestra cuenta bancario.

Y luego tenemos el SCDW, una especie de seguro a todo riesgo que incluye aspectos no presentes en el CDW, como suelen ser los cristales, las ruedas, etc. También existe el TP o cobertura contra robo o el PAI, cobertura que cubre a los ocupantes del vehículo.

También tenemos a nuestra disposición seguros de alquiler de coches sin franquicia. Son más caros pero nos evitamos el bloqueo de dinero y el coste en caso de accidente de forma que la empresa asuma toda la reparación. La mayoría de los clientes prefieren, no obstante, un seguro con franquicia porque es más barato confiando en no tener ningún problema con el coche. Pero atención: todas las estadísticas confirman que un conductor tiene un índice mayor de siniestralidad con un coche alquilado.

Y cuidado porque el cliente puede verse obligado a firmar varios seguros. Uno con la empresa intermediaria —un comparador de precios, por ejemplo— y después otro seguro con la empresa de coches. No caigas en esta trampa que es una de las más habituales: asegúrate bien de con quién contratas las coberturas del coche.

El depósito

Trampas alquilar coche
Fuente: Unsplash

Algunas empresas te cobrarán de más por llenar el depósito de gasolina. Se inflan los precios injustificadamente y el cliente, a menudo, ni se entera. Sin embargo, existen casos en los que el cliente ha demandado con éxito a alguna empresa por considerar que le han estafado cobrando de más por el llenado del depósito de gasolina.

Averías y daño preexistentes

Ya habrás oído muchas veces que se recomienda sacar fotos de cualquier mínimo rasguño que tenga el coche en el momento en el que nos lo entregan. De esta forma evitarás otra de las trampas habituales de las empresas de alquiler: colocarnos a nosotros una avería o daño en el vehículo anterior a nuestro uso. Ten en cuenta que el cobro de estos daños se hace a posteriori metiendo mano en el dinero que nos han bloqueado. Generalmente nosotros estamos a muchos kilómetros de distancia y las empresas lo saben, confiando que la resignación o la pereza del cliente evite cualquier reclamación.

Colega, ¿dónde está mi coche?

Trampas alquilar coche
Fuente: Unsplash

Antes de aterrizar en tu destino, asegúrate con la empresa de alquiler que tu vehículo está disponible en el propio aeropuerto o en un lugar relativamente cercano. Una de las trampas más típicas es llevarte a un lugar alejado en el que te sientas indefenso sin coche. Y entonces empiezan las sorpresas: “no tenemos disponibilidad del coche que alquiló pero le ofrecemos esta alternativa”… Que siempre es peor que el coche por el que vamos a pagar. Y claro, te ves obligado a coger lo que te dan para salir de ahí.

A pesar de que existen innumerables trampas y clásulas de letra pequeña en el proceso de alquiler de un coche también es justo reconocer que no todas las empresas se comportan de forma desleal con sus clientes. Nuestra labor antes de alquilar un coche será quedarnos con aquella que nos ofrezca la mejor relación calidad/precio y que posea un cierto nivel de prestigio y opiniones positivas para estar más tranquilos después de la firma del contrato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.