Ocho destinos de España con molinos de viento

Uno de los elementos más bellos que forma parte de nuestro paisaje son los molinos de viento. Y es que más allá de esa emblemática escena escrita por el insigne Miguel de Cervantes en Don Quijote de la Mancha, hay muchos sitios en territorio español donde puedes admirar este elemento característico de nuestra arquitectura civil.

Todos ellos se encuentran en hermosos lugares y sus características varían según la historia y la etnografía de cada una de las comunidades donde se ubican. Te proponemos varias escapadas para descubrirlos a través de estos destinos con molinos de viento en España. Incluso puede que tengas la fortuna de localizar alguno muy cerca de tu casa.

Molinos de Consuegra (Toledo)

molinos
Fuente: Pixabay/javierAlamo

En la provincia de Toledo (Castilla-La Mancha) se encuentra uno de los conjuntos de molinos más bonitos de toda la península. Nos referimos a los molinos de Consuegra. Aquí, sobre el Cerro del Calderico se alza una docena de ellos, dibujando una línea en el horizonte próxima al castillo de la Muela, levantado entre los siglos X y XIII.

Algunos de los molinos de Consuegra todavía conservan su maquinaria. Y también puedes descubrir el Alfar, una construcción típica de La Mancha que alberga los hornos y, en la actualidad, una exposición de artesanía, además de los restos romanos que se hallaron en este lugar.

Molinos de Campo de Criptana

Campo de Criptana
Fuente: Wikimedia/Zarateman CC0

En Ciudad Real también se encuentran los molinos de Campo de Criptana, otro conjunto imprescindible en Castilla-La Mancha. Los más antiguos: Sardinero, Burleta e Infanta se construyeron en el siglo XVI, mientras que otros se levantaron en torno a 1900.

Pueden visitarse cinco de ellos, entre los que destaca el Poyatos, con la Oficina de Turismo; el Culebro, con el Museo de Sara Montiel; y el Quimera, con el Museo de Semana Santa.

Molinos de Mota del Cuervo

Molinos de Mota del Cuervo
Fuente: Wikimedia/Jaime González CC BY-SA 3.0 ES

Otros molinos de viento manchegos imprescindibles son los de Mota del Cuervo (Cuenca), denominada desde 1967 el Balcón de la Mancha. Se trata del conjunto de siete molinos de los cuales es posible visitar tres. Además, El Gigante alberga el Museo de la Molienda y la Oficina de Turismo. En el llamado El Goethe encontrarás muestras y exposiciones y en El Piqueras un pequeño museo manchego. Y no olvides que en el cercano pueblo de El Toboso se localiza la Casa-Museo de Dulcinea del Toboso.

Molinos de Alcázar de San Juan

Alcázar de San Juan
Fuente: Wikimedia/Jrr233 CC BY-SA 3.0

De nuevo en Castilla-La Mancha, en el Cerro de San Antón, se alzan los cuatro molinos de Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Se denominan Rocinante, Dulcinea, Barcelona y Fierabrás, y en este último se muestra la maquinaria original del siglo XVI y cómo se realizaba la molienda. Otro de ellos fue rehabilitado para albergar el Centro de Interpretación del Paisaje Manchego. Las moliendas tienen lugar a lo largo de todo el año y si quieres asistir a una solo has de consultar en la Oficina de Turismo o en la web del ayuntamiento, donde anuncian las fechas de estos eventos.

Molino del Roque

Fuerteventura
Fuente: Wikimedia/Tamara k CC BY-SA 4.0

Las islas Canarias también cuentan con un buen número de molinos de viento, tal y como sucede en Fuerteventura, donde fueron introducidos a partir del siglo XVIII. Entre ellos, te recomendamos conocer el molino del Roque, situado entre el pueblo homónimo y la Piedra Playa en el Cotillo. La ubicación además resulta espectacular, así que te cansarás de realizar fotografías de paisajes.

Molinos de Catoira

Catoira
Fuente: Flickr/Óscar (xindilo/fotosderianxo) CC BY-SA 2.0

En Galicia encontrarás pocos molinos de viento, como los de Catoira (Pontevedra). Se conocen como los molinos de Abalo, construidos en el siglo XIX y caracterizados por su piedra y su doble sistema de aspas. Desde este lugar, además, puedes contemplar unas increíbles panorámicas de la desembocadura del río Ulla y de la Ría de Arousa. Y si vas más al norte de la comunidad, podrás descubrir el molino de viento de Boucelo, en Miño (A Coruña), con un aspecto similar a los molinos manchegos.

Molino de Aixerrota

Molino de Aixerrota
Fuente: Wikimedia/Zarateman CC0

Al igual que en Galicia, los molinos de viento en el País Vasco son una rareza. Destaca el molino de Aixerrota, en la localidad de Getxo (Bizkaia), construido en 1726. Se localiza al lado de los acantilados de La Galea y se ha rehabilitado para convertirlo en un centro cultural. Puede visitarse a diario, salvo los miércoles, y el acceso es gratuito.

Molino de Buenavista

Molino en Ibiza
Fuente: Flickr/juantiagues CC BY-SA 2.0

El archipiélago balear también alberga molinos de viento en sus islas, como es el caso de Ibiza, donde puedes realizar una ruta para conocerlos todos. Entre ellos destaca el molino de Sa Punta des Molí, en la bahía de Sant Antoni, conocido como el molino de Buenavista. Se construyó en 1818 y estuvo en funcionamiento hasta 1929. A su lado, en una antigua casa payesa se ofrecen exposiciones y eventos culturales.

Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.