Canadá es uno esos países tan espectaculares como hermosos a los que vale la pena ir, al menos, una vez en la vida. No obstante, debes recordar que para viajar por vía aérea a Canadá es necesario tramitar una autorización electrónica, denominada eTA Canadá, si procedes de alguno de los 45 países exentos de la obligación de obtener un visado: España, México, Portugal, Alemania, etc. Como consecuencia, es necesario solicitar la visa Canadá antes del proceso de facturación del vuelo o correrás el riesgo de que no te dejen entrar en el país.

Para cuando tengas tu autorización en regla y vayas a descubrir esa tierra, te recomendamos ocho lugares imprescindibles en la costa este de Canadá donde disfrutar de sus parques naturales, sus sitios históricos y sus acogedoras ciudades.

Las cataratas del Niágara

Niagara
Niagara

Si quieres conocer las cataratas del Niágara en todo su esplendor no te pierdas la visita desde el lado canadiense. Aquí encontrarás actividades de ocio, hoteles, casinos y todas las comodidades para los turistas. Durante los meses de verano, puedes subir al Maid of the Mist, un barco que te acercará lo máximo posible a las cataratas o ascender en cualquier momento del año a la Skylon Tower, una torre de observación desde la que contemplar las vistas panorámicas. Las cataratas del Niágara se encuentran a unos 130 kilómetros de Toronto. Puedes contratar excursiones para conocerlas desde allí o tomar el autobús en la estación de la ciudad, que te dejará en el pintoresco pueblo de Niagara Falls.

Fiordo de Saguenay

Fiordo de Saguenay
Fiordo de Saguenay

En el 2018 cumple 20 años el Parque Nacional Marino Saguenay-Saint Laurent (Saguenay–St. Lawrence Marine Park), en Quebec, donde se localiza otro de los imprescindibles de la costa este canadiense: el fiordo de Saguenay.

Precisamente para proteger este fiordo, se fundó este parque, donde también destacan las dunas de Tadoussac y la bahía Eternidad. En el Centro de Interpretación puedes contemplar las exposiciones que explican y muestran detalles del impresionante fiordo canadiense. Además, el lugar en el que se encuentra con el estuario del río resulta perfecto para el avistamiento de ballenas.

Algonquin Park

Algonquin Park
Algonquin Park

Situado entre el río Ottawa y la bahía Georgiana, en Ontario, se localiza el Algonquin Provincial Park. Con sus 7.653 kilómetros cuadrados, fue el primero de los parques provinciales del país, ya que su fundación se remonta al año 1893.

Declarado Sitio Histórico Nacional en 1992, este es uno de los más visitados del territorio, debido a su cercanía a ciudades como Ottawa y Toronto. Y es que sus más de 1.200 cámpines, sus lagos, sus ríos y sus idílicos bosques lo convierten en un paraíso para los amantes de la naturaleza, en el que practicar desde pesca y equitación hasta senderismo y esquí de fondo.

El Parlamento de Ottawa

Parlamento de Ottawa
Parlamento de Ottawa

Si hay un edificio histórico tan emblemático como imprescindible en el país es el Parlamento de Ottawa, ubicado en la Colina del Parlamento (Ottawa Parliament Hill), en la capital de Canadá. Es posible conocer este edificio gótico con su inconfundible Torre de la Paz, a través de visitas guiadas gratuitas en inglés y en francés, y asombrarse ante la espectacular bóveda de la Biblioteca del Parlamento.

Quartier Petit Champlain de Quebec

Quartier Petit Champlain de Quebec
Quartier Petit Champlain de Quebec

Una de las zonas imprescindibles de la bella ciudad de Quebec es el Quartier Petit Champlain, un pequeño barrio histórico de edificios coloniales que está considerado el distrito comercial más antiguo de América del Norte. Su calle principal es la Rue du Petit-Champlain, en la que se encuentra un mural de 100 metros cuadrados que cuenta su historia, y también alberga las escaleras más antiguas de la ciudad, construidas en 1635 y conocidas como Breakneck Stairs o Breakneck Steps.

Mercado de St. Lawrence en Toronto

Mercado de St. Lawrence en Toronto
Mercado de St. Lawrence en Toronto

Otra de las paradas obligadas de la costa este canadiense se encuentra en Toronto. Se trata del mercado St. Lawrence, en pleno centro histórico de la ciudad. Un buen momento para conocer este lugar de estilo vintage es en horario de mañana. Podrás descubrir sus distintas secciones distribuidas en el mercado del sur, el mercado del norte, la zona de antigüedades y el mercado de la granja. En el año 2012, la National Geographic lo catalogó como el mejor mercado de comida del mundo.

Le Plateau-Mont-Royal de Montreal

Le Plateau-Mont-Royal de Montreal
Le Plateau-Mont-Royal de Montreal

En la ciudad de Montreal, uno de los lugares que no puedes perderte es el Plateau Mont-Royal, uno de los barrios más bohemios y emblemáticos del país, en el que la cultura europea y la americana se fusionan de tal forma que tiene un encanto especial. Aquí oirás hablar francés, inglés y español a tu alrededor.

En este barrio de coloridas viviendas y arquitectura europea, destaca su avenida principal, en la que se suceden las pastelerías, restaurantes, cafés, librerías y tiendas de ropa. Además, durante la noche, el Plateau Mont-Royal cobra vida gracias a sus cervecerías artesanales, bares, terrazas y conciertos en sus distintos locales.

Parque Nacional de la Gaspésie

Parque Nacional de la Gaspésie
Parque Nacional de la Gaspésie

Otro de los parques más bellos de Canadá se ubica en la provincia de Quebec. El Parque Nacional de la Gaspésie, con sus 25 montañas con picos de más de 1.000 metros de altitud, es el destino de todos aquellos que quieren contemplar alces, caribús y ciervos de Virginia. Es posible recorrerlo a través de sus 140 kilómetros de sendas.

Cualquiera de estos lugares es solo un ejemplo de los maravillosos destinos que puedes encontrar cuando llegues a territorio canadiense. Eso sí, no olvides obtener la Canadá visa correspondiente para no tener ningún problema al aterrizar en el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.