Ocho medios de transporte para moverse en Bangkok

///

Acabas de llegar a Bangkok, es tu primera vez en la capital de Tailandia, nada más salir del aeropuerto has recibido una tremenda bofetada de calor y humedad, estás cansado, desorientado y comienzas a notar los efectos del jet lag. Te das cuenta que has llegado a uno de los centros neurálgicos del Sudeste Asiático, una mega urbe donde conviven doce millones de almas, donde se mezclan tradición y modernidad, una caótica ciudad que vive las veinticuatro horas del día, no entiendes una palabra de su idioma y mucho menos su escritura, los nombres de sus calles y lugares de interés te parecen impronunciables, y notas un sudor frío en tu frente, empiezas a tener dudas sobre si sabrás moverte e ir de un sitio a otro en la ciudad de los ángeles. Pero no te preocupes, a pesar de su caos Bangkok es un lugar muy bien organizado y es más fácil de lo que parece utilizar sus medios de transporte, aquí te doy unas pistas para usarlos con soltura y verás que no es tan complicado.

TUK TUK

Tuk Tuk
Tuk Tuk

Uno de los medios de transporte más originales que verás en Tailandia y en otros destinos del Sudeste Asiático. Es un vehículo de tres ruedas con un asiento en la parte trasera para los pasajeros y llama la atención por su decoración, colorido y el inconfundible sonido de su motor. Dicen que nadie debería abandonar Bangkok sin vivir la experiencia de subirse a un tuk tuk al menos una vez, pero tiene su truco. Comprobarás que es difícil ver a un tailandés a bordo de uno, ellos se mueven por otros medios y el tuk tuk hoy en día ha pasado a ser una atracción turística más. Es importante cerrar el precio de la carrera antes de subirse, tendrás que poner en práctica tu habilidad para el regateo y dejarlo todo bien aclarado, incluso por escrito, no vaya a ser que al acabar la ruta el conductor se haga el loco diciendo que no te había entendido bien o te quiera cobrar un extra basándose en el atasco de tráfico y demás. También hay que tener mucho cuidado con los tuk tuk que se encuentran estacionados en las zonas más turísticas de la ciudad, ya que sus conductores son muy conocidos por sus pequeños timos y estafas a los turistas. Te dirán que los templos o sitios que quieres visitar están cerrados por alguna fiesta nacional o una celebración budista, pero a cambio te llevarán a otros lugares maravillosos por un precio irrisorio. Lógicamente es falso todo lo que te han contado, pero cada día cantidad de turistas caen en la tentación y su “excursión” se convierte en una pesadilla donde el conductor, a cambio de su comisión, les hará parar casi de forma obligada en sastrerías, tiendas de artesanía y de gemas preciosas, o agencias de viaje de dudosa reputación donde volverán a ser engañados. Así que después de estos consejos te animo a que pruebes un tuk tuk durante tu estancia en Bangkok, tendrás la ventaja de conocer desde dentro ese vehículo tan original y moverte más rápido en zonas de la ciudad donde el tráfico resulta caótico; y la desventaja, todo hay que decirlo, de sufrir en primera mano el calor, la humedad y la polución de Bangkok.

TAXI

Taxis en Bangkok
Taxis en Bangkok

Miles de taxis recorren Bangkok durante las veinticuatro horas del día, por lo que te será muy fácil encontrar uno en cualquier momento y lugar. Además, los reconocerás fácilmente por sus llamativos colores rosa, amarillo o verde. El precio de cada carrera resulta muy barato, son cómodos y disfrutarás de su aire acondicionado. Pero no todo iba a ser tan fácil, también tiene su truco elegir el taxi adecuado. Los taxistas de Bangkok tienen un olfato especial para distinguir a un turista recién llegado al país y aunque su obligación es poner en marcha el taxímetro no lo querrán hacer contigo, te dirán un precio fijo inicial que por mucho que regatees siempre será superior al coste legal del trayecto. Conviene evitar los que se encuentren aparcados en zonas turísticas, sus conductores sufren una especie de alergia que les impide tocar el taxímetro. Lo mejor es parar alguno que esté en circulación moviendo la mano de arriba abajo con el brazo extendido. Antes de subir hay que decirle por la ventanilla el destino al que quieres ir y decirle que ponga el taxímetro, si se niega o pone alguna excusa inténtalo de nuevo con otro hasta dar con uno legal y ya está, en un par de minutos habrás aprendido a moverte en taxi como si fueras un auténtico tailandés.

SKYTRAIN

Skytrain
Skytrain

También conocido como BTS es el tren elevado que recorre buena parte del centro de Bangkok mediante sus dos líneas. Funciona desde las seis de la mañana hasta media noche y la frecuencia entre tren y tren es de pocos minutos. Las estaciones están perfectamente señalizadas y escritas en inglés, puedes comprar los tickets tanto en taquilla como en las máquinas expendedoras que verás antes de pasar los tornos, está todo muy bien explicado, desde los precios según la distancia hasta las diferentes paradas. Y los vagones son modernos, limpios y con aire acondicionado, algo que se agradece mucho en Bangkok. Quizás vayas un poco apretujado en horas punta y en determinadas estaciones, pero predomina el respeto y la educación y no hace falta darse codazos para entrar o salir de un vagón. Recuerda que además de haber asientos reservados para ancianos o embarazadas también existen para monjes budistas, así que si eres mujer procura no sentarte a su lado y ni siquiera rozarles. Ambas líneas tienen paradas en sitios estratégicos para conocer lugares representativos de la ciudad, como Saphan Taksin para tomar los barcos que recorren el río Chao Phraya, la de National Stadium ubicada junto al famoso centro comercial MBK donde podrás comprar a buenos precios todo tipo de falsificaciones, ropa, artesanía y tecnología, Sala Daeng en el barrio de Silom, o la estación de Siam que sirve de punto de intersección entre las dos líneas y está llena de centros comerciales de alta gama. Por el otro lado tenemos la estación de Mo Chit pegada al Chatuchak Market, el mercado callejero que, según dicen, es el más grande del mundo y abren los fines de semana. Otra parada estratégica es la de Phaya Thai, ya que desde allí sale el Airport Link o tren rápido hasta el aeropuerto de Suvarnabhumi. La inmensa calle de Shukumvit también tiene cantidad de paradas entre las que destacan las de Nana, Asok y Ekkamai, una zona de Bangkok llena de comercios, oficinas, restaurantes y ambiente nocturno.

RÍO CHAO PHRAYA

Transbordador
Transbordador

La espina dorsal de Bangkok por donde navegan constantemente tanto barcos de mercancías como de pasajeros. Desde su cauce podrás observar algunos de los sitios más representativos así como la vida cotidiana de la ciudad debido a la cantidad de humildes casas construidas sobre palafitos, mercados callejeros o incluso hoteles de lujo que jalonan sus riberas. Cada uno de sus numerosos muelles son fácilmente identificables gracias a su orden numérico y unas banderas de colores dependiendo del tipo de barcos que paren en ellos. Y es que para recorrer el Chao Phraya tienes la oportunidad de escoger diferentes barcos. En el muelle principal o Central Pier encontrarás mostradores con diferentes ofertas para los turistas, desde paseos privados hasta recorridos donde un guía explicará en inglés las zonas más interesantes del río, o incluso barcos restaurante para disfrutar de una cena romántica viendo la noche y las luces de Bangkok mientras navegas río arriba y río abajo. Aunque yo te aconsejaría tomar los barcos públicos para vivir la experiencia de recorrer el Chao Phraya con la gente local, son muy baratos y funcionan hasta que se haga de noche. Los que no llevan bandera paran en casi todos los treinta y pico muelles del río, pero sería suficiente tomar el barco de bandera naranja que por 15 baht pasa por las principales atracciones turísticas de la zona. Podrás desembarcar en el muelle número 5 para conocer el barrio de Chinatown, en el 8 para visitar los impresionantes templos de Wat Arun y Wat Pho con su Buda reclinado, en el 9 cerca del Palacio Real y el Buda Esmeralda del Wat Phra Kaeo y en el 13 para dar un paseo y vivir el ambiente de Khao San Road, la mítica calle de mochileros de Bangkok. Otra buena opción es parar en cualquier muelle que se te ocurra y perderte por las callejuelas de la zona viendo el verdadero Bangkok ajeno a las masas de turistas. Y para pasar de una ribera a otra no tienes más que embarcar en uno de los muchos transbordadores que cruzan el río por 5 baht.

METRO

Metro MRT Bangkok - Foto de Ilya Plekhanov
Metro MRT Bangkok – Foto de Ilya Plekhanov

No podía faltar una línea de metro, también conocido como MRT, en una ciudad tan inmensa como Bangkok. Y digo una línea porque sólo hay una, Bangkok se ha construido y ha ido creciendo sobre el agua, así que resulta muy difícil y sobre todo muy costoso llevar a cabo una obra tan complicada como la que requiere un metro subterráneo. Sin embargo, tiene un recorrido bien conectado con varios puntos estratégicos de la ciudad y te vendrá bien utilizarlo en alguna ocasión. Un par de paradas importantes son las de Phetchaburi, que conecta con el Airport Link o tren rápido para desplazarse al aeropuerto de Suvarnabhumi, y Hua Lamphong, la estación principal de ferrocarril de donde salen trenes a cualquier punto del país. También resultan interesantes la estación de Sukhumvit, en pleno centro de la calle del mismo nombre, la de Chatuchak, el mercado callejero antes mencionado, o la de Lumphini, donde podrás descansar un rato o pasear por su parque, el pulmón de Bangkok, viendo a los tailandeses haciendo deporte o practicando yoga mientras respiran el aire menos contaminado de la ciudad. El metro funciona más o menos como el skytrain, tiene el mismo horario, está todo muy bien señalizado y te resultará muy fácil comprar el billete en sus máquinas expendedoras.

MOTO TAXI

Mototaxi Bangkok - Foto de Khaosaming
Mototaxi Bangkok – Foto de Khaosaming

Como su propio nombre indica una moto taxi es simplemente eso, una motocicleta cuyo conductor te llevará de pasajero a cualquier lugar que le digas. No es un medio de transporte que utilicen normalmente los turistas, así que suelen estar aparcados en grupo en zonas residenciales, de oficinas o comercios. Los distinguirás fácilmente ya que visten unos chalecos reflectantes para diferenciarse de los demás moteros que circulan por la ciudad y tienen la ventaja de llevarte lo más rápido posible a tu destino cuando el tráfico es un caos y hay atascos en todas partes. Aunque debido a ese motivo se puede decir que es una especie de deporte de alto riesgo, ya que van a toda pastilla metiéndose entre vehículos donde parece que no hay espacio posible o incluso subiendo a las aceras y conduciendo por ellas para atajar el camino. Sobra decir que no tienen taxímetro por lo que nuevamente deberás poner en marcha tu capacidad de regateo hasta llegar a un precio más o menos justo. Y una vez que llegues a un acuerdo te deseo toda la suerte del mundo, ya puedes pegarte al piloto como una lapa y encoger bien tu cuerpo para que no choque con retrovisores de otros coches o cualquier cosa que vaya adelantando. También tiene la obligación de dejarte un casco, pero mejor que lo agarres bien para que no salga volando pues es casi imposible que sea de tu talla.

KHLONGS

Khlongs Bangkok - Fabio Achilli
Khlongs Bangkok – Fabio Achilli

Además del río Chao Phraya existen cantidad de canales en Bangkok, llamados khlongs, que te permitirán moverte entre las entrañas de la ciudad. Alguien aprovechó estos canales para llamar a Bangkok la Venecia del Este aunque, en mi opinión, no tiene nada que ver. La mayoría de los turistas alquilan un barco en el muelle principal del Chao Phraya para recorrer durante una o dos horas los canales que discurren en la zona de Thonburi, al oeste del río. Pero si quieres navegar por uno de los khlongs principales que atraviesan gran parte de la ciudad y es el que utilizan los locales como medio de transporte no debes perderte tomar uno de los barcos públicos del khlong Saen Saep. Puedes subirte a uno de ellos junto al templo de Wat Saket, muy cerca de la zona mochilera de Khao San, y seguir hacia el este. Durante el trayecto hay paradas cerca de Siam y sus centros comerciales, los mercados de Bo Bae y Pratu Nam, o las zonas de Sukhumvit y Phetchaburi. Y ya de paso verás otra cara de Bangkok, la más alejada de la modernidad y sus rascacielos, humildes barrios donde sus habitantes viven sobre el canal con casas hechas sobre palafitos e incluso lavan allí sus cosas a pesar de la suciedad y contaminación del agua. Es fácil que veas algunas ratas y lagartos gigantes dándose un chapuzón y verás que muchos pasajeros llevan mascarillas. El olor puede resultar nauseabundo en ocasiones y los barcos navegan muy rápido por lo que al cruzarse unos con otros corres el riesgo de recibir alguna que otra salpicadura. Pero una de sus grandes ventajas es que puedes cruzar Bangkok de punta a punta evitando el tráfico de sus calles.

BUS

Bus en Bangkok - Foto de By Ilya Plekhanov
Bus en Bangkok – Foto de By Ilya Plekhanov

Y para terminar este listado no podían faltar los autobuses urbanos. Existen cantidad de líneas circulando por toda la ciudad y son muy baratos, incluso los que tienen aire acondicionado no pasan de unos 25 baht. La mayoría dejan de funcionar a media noche, pero también hay algunos que se mueven durante las veinte cuatro horas del día. El problema es que para alguien que llegue a Bangkok con la intención de pasar unos pocos días puede resultar un poco complicado y le será más fácil moverse en alguno de los transportes antes mencionados. Los carteles y mapas de las paradas son bastante confusos en cuanto a la numeración de los buses y su trayecto, y muchas veces están escritos en tailandés. A veces hace falta preguntar y pedir ayuda a la gente y la verdad es que la mayoría de los thais no hablan inglés a no ser que trabajen en algo relacionado con el turismo. No obstante, es muy fácil conseguir algún mapa en el que están detalladas todas las rutas de los diferentes números y con un poco de paciencia aprender y acostumbrarse a usar al menos un par de líneas principales que pasen por alguno de los lugares que tengas apuntado en tu itinerario.

Fotos: Wikimedia, Óscar Presilla

Oscar Presilla

Nómada del siglo XXI, sin residencia permanente, vivo viajando, viajo viviendo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.