Acudir a un museo a ver obras de arte es una de las actividades principales del viajero. Aunque más a menudo de lo que nos gustaría terminamos por aburrirnos de tanto arte —la mayoría de los grandes museos deberían visitarse en varios días—, de vez en cuando sucede que una sola obra puede marcar un viaje, permaneciendo como uno de esos recuerdos imborrables asociados para siempre a una ciudad. Esta es la lista de ocho obras de arte que, por sí mismas, valen un viaje.  

1“Las señoritas de Avignon” (Picasso – Nueva York) 

Muy cerca del lugar en el que se concentra la muchedumbre para admirar La noche estrellada de Van Gogh encontramos uno de esos lienzos que se consideran como el origen de todo. Las señoritas de Avignon es un tratado estético sobre la evolución del arte en las primeras décadas de siglo XX, un nexo entre la composición clásica, el expresionismo, el africanismo y el incipiente cubismo. El MoMA de Nueva York lo compró en 1939 por 28.000 dólares. ¡Menuda inversión! Hoy en día es uno de los lienzos más famosos que se exponen en la ciudad.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.