Un año más, el pistoletazo de salida llegará coincidiendo con la Purísima. Los portales online ofrecen ya las mejores ofertas de esquí para el puente de diciembre, que incluyen alojamiento y forfait a precios ventajosos. El abanico de destinos es extenso sin salir de la península, pero vamos a centrarnos en uno que siempre aporta buenas experiencias: el Pirineo aragonés.

La Meca de la alta montaña

El Pirineo aragonés está considerado como la Meca de la alta montaña en España. Esta parte de la cordillera concentra 188 picos que superan los 3.000 metros, entre los que destacan el Aneto, el Monte Perdido y el Posets. Al Aneto es el tercer pico más alto de España, tan solo superado por el Teide, en la isla de Tenerife, y el Mulhacén, en Sierra Nevada.

Esta zona de los Pirineos, que colinda con Navarra, la comarca aragonesa de la Ribagorza y el extremo más occidental de Catalunya, ofrece múltiples atractivos para el visitante. El primero es su patrimonio natural, formado por valles, glaciares y espacios protegidos. La provincia de Huesca destaca también por su riqueza histórica, palpable en localidades como Ainsa, Jaca, Benasque, Torla o Alquézar.

Pirineo Aragonés
Pirineo Aragonés

Pero vamos a centrarnos en las zonas esquiables de esta parte de los Pirineos. Se trata de grandes espacios de pistas que antes funcionaban por separado y que decidieron unirse para ofrecer a los esquiadores una mejor experiencia deportiva. Hablamos de Candanchú-Astún y Formigal-Panticosa.

La tercera zona corresponde a Cerler, que cuenta con el descenso esquiable más largo de España: 9 km de longitud. En Esquiades.com, especialista en turismo de montaña, se puede encontrar una amplia información sobre estas estaciones, así como las mejores ofertas de alojamiento y forfait.

Candanchú y Astún

Los esquiadores novatos pueden encontrar en Candanchú una de las áreas de aprendizaje más extensas del país. La estación cuenta con 10 pistas verdes y 12 azules, lo que garantiza un espacio suficiente para iniciarse sin aglomeraciones en el deporte blanco. Además, dispone de 19 pistas rojas y 12 negras.

Candanchú y la vecina Astún apostaron hace unos años por constituir un dominio esquiable único e interconectado permanentemente a través de una línea de autobús gratuita. Con la unión de estas dos estaciones se pone a disposición de los visitantes un espacio total de 100 km, con 101 pistas y 40 remontes.

Y, ¿cuáles son las mejores pistas? Los aficionados más expertos destacan Aludes, una pista roja situada en la zona de la Tuca, a la izquierda de la estación. Otras de las favoritas son Carabineros y Quebrantahuesos, dos pistas negras que se acercan a los 2 km de longitud. Y los que aún no han adquirido el nivel de experto disfrutarán con la Rey Juan Carlos, una pista azul de 2.200 m.

Formigal-Panticosa

Es la segunda gran zona esquiable del Pirineo Aragonés y se creó en 2014 a partir de la fusión de Formigal y Panticosa. En total, el dominio esquiable cuenta con una extensión de 180 km, con 37 remontes y 146 pistas. De ellas, 51 son rojas, 43 negras, 35 azules y 12 verdes. La zona dispone además de 550 cañones para nieve artificial. Las mejores pistas para los esquiadores expertos son la negra Valle de Tena y dos rojas, Selva Verde y Stadium. Los que todavía no dominan la técnica suelen dirigirse hacia Senderos y Hoz de Jaca.

Al igual que el dominio Candanchú-Astún, Formigal-Panticosa dispone de todos los servicios necesarios para atender las exigencias de los esquiadores, como restauración, enfermería, escuela de esquí y alquiler de material, entre otros.

La decisión de unir las pistas ha contribuido a aumentar la afluencia de visitantes a estas dos grandes zonas del Pirineo aragonés. Antes de la fusión, una parte importante de esquiadores optaba por Andorra, porque allí disponía de un mayor número de pistas. Ahora la oferta se ha diversificado y el Pirineo aragonés ha vuelto a acaparar la atención de los esquiadores.

Cerler

Este pequeño pueblo de postal es el segundo más alto del Pirineo aragonés. Está situado a 1.531 metros de altura y tan solo le supera Villarrué, tres metros más alto. Muy cerca del pueblo, siguiendo una carretera que sube desde Benasque, se encuentra la estación de esquí Aramón Cerler. El espacio consta de 67 pistas (15 negras, 25 rojas, 18 azules y 9 verdes) y 19 remontes, además de snowpark y un circuito para motos de nieve. En total son 77 km de pistas a disposición de todos los esquiadores y con 9 km de descenso esquiable, el más largo de la península.

Una de las notas diferenciales de Cerler es la calidad de la nieve. El punto más alto de Cerler está situado a una altura de 2.630 metros, lo que garantiza una nieve en polvo buena parte de la temporada.

Compartir
Algún día me gustaría viajar a la luna, mientras tanto disfruto conociendo todos los rincones de nuestro planeta.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.