¿Por qué este pueblo de Cuenca es conocido como el Escorial manchego?

//

Cualquier destino a menos de hora y media de Madrid puede ser una escapada más que interesante para los miles de madrileños que buscan retirarse un rato del mundanal ruido capitalino sin tener que buscar un hotel para hacer noche. ¿Y qué te parece acercarte en poco más de una hora a conocer uno de los edificios más imponentes de la arquitectura española, apodado de forma muy elocuente como el Escorial de la Mancha? 

Eso es lo que te encontrarás en Uclés, en la Mancha Alta, una localidad de pasado espléndido que ha reducido en un 80% su población en seis décadas, pasando de los 1300 habitantes de 1940 a los poco más de 220 de la actualidad.  

Pero estos últimos años, la recuperación y puesta en valor de su gran tesoro artístico, su Monasterio de Santiago, ha supuesto un soplo de aire fresco para Uclés. Acompáñanos en esta visita de aroma histórico a la provincia de Cuenca

Uclés y el Escorial de la Mancha 

Uclés - Fuente: Depositphotos
Castillo, monasterio y pueblo de Uclés – Fuente: Depositphotos

El popular Ara Malikian o la cantante de fado Dulces Pontes actuando en Uclés, algo impensable hace unos años. Pero es que este pasado verano, el escenario del Escorial de la Mancha también recibió la visita de artistas emergentes tan dispares como Ana Alcaide y su nyckelharpa, el DJ Mart Lenders o el grupo de folk Cuélebre

Muchas cosas han cambiado en los últimos tres años en torno a ese edificio una vez que el Obispado de Cuenca llega a un acuerdo con la Fundación Fernando Núñez para que esta se encargue de la gestión cultural del espacio, un espacio cuya historia arranca hace más de 1100 años, cuando se erigió una poderosa fortaleza árabe. 

De castillo árabe a fortaleza de la Orden de Santiago 

Monasterio de Uclés - Fuente: Depositphotos
Monasterio de Uclés – Fuente: Depositphotos

Aunque en la antigüedad, el cerro sobre el que se asienta el primigenio castillo sirvió de base a un poblado celtíbero, sería con la llegada de los musulmanes cuando Uclés vive su primera expansión con la construcción de la fortaleza como defensa del entorno.  

Dos siglos más tarde, los cristianos del norte comienzan a presionar hacia el sur y llegan a las puertas de Uclés, cambiando la titularidad del castillo varias veces en las décadas posteriores hasta que Alfonso VIII cede las instalaciones a la Orden de Santiago a finales del XII, convirtiéndose en su casa matriz. 

La Orden de Santiago fue una de las órdenes religiosas (y militares) más relevantes de la Edad Media española teniendo posesiones en los diversos reinos de la península ibérica, aunque desde 1230 se considera que su sede es Uclés

Con el desembarco de los caballeros de la Orden en esta localidad, el castillo vive diversas ampliaciones, incluyendo la construcción de una primitiva iglesia. Tras el final de la amenaza bélica musulmana, se eliminan diversos elementos defensivos, pero permanece la muralla. Las torres del Pontido y el Palomar, ambas de construcción árabe, y la torre Albarrana o del Homenaje Nuevo en el extremo sur aún se conservan. 

El Escorial de la Mancha: un monasterio de patrocinio imperial 

Monasterio de Uclés - Fuente: Wikipedia
Claustro del Monasterio de Uclés – Fuente: Wikipedia

Cuando la administración de la Orden de Santiago pasa a la Corona de Castilla pierde su función militar y con el patrocinio de Carlos I se inicia una reforma decisiva para la historia de Uclés aprovechando partes de la vieja fortaleza para crear un monasterio nuevo cuya construcción arranca, según señala una inscripción en el ábside de la iglesia, el 7 de mayo de 1529, hace ya casi 500 años. 

Y como suele suceder con estos ambiciosos proyectos arquitectónicos, el Escorial de la Mancha vive numerosas vicisitudes de las que hereda este apodo: acaba convirtiéndose en uno de los grandes monumentos del principio de la Edad Moderna en España conjugando diferentes estilos propios de cada época constructiva. 

Monasterio de Uclés - Fuente: Depositphotos
Portada barroca del Monasterio de Uclés – Fuente: Depositphotos

Así, podemos encontrar trazas platerescas, herrerianas y churriguerescas, tres estilos puramente hispánicos que alteran los principios renacentistas y barrocos para crear un lenguaje artístico propio. 

Y es que por el Monasterio de Uclés pasan figuras claves de la historia de la arquitectura española como Enrique Egas, arquitecto de los Reyes Católicos, Andrés de Vandelvira, insigne arquitecto renacentista muy vinculado a Jaén, Francisco de Mora, Maestro Mayor de la Villa de Madrid y heredero de Juan de Herrera, o Pedro de Ribera, discípulo de José Benito de Churriguera, padre del barroco exaltado español.

El claustro barroco, la sacristía plateresca de Vandelvira, la iglesia herreriana de Mora o la exuberante fachada principal de Ribera son algunos de los emblemas de este monasterio. 

Decadencia y recuperación del Monasterio de Uclés 

Monasterio de Uclés - Fuente: Depositphotos
Monasterio de Uclés – Fuente: Depositphotos

Si ya a principios del siglo XII la localidad conquense había vivido una histórica batalla en la que los cristianos sufrieron una dura derrota ante los almorávides, siete siglos más tarde, otro nuevo conflicto bélico repercutiría de forma decisiva en la historia del monasterio y el resto del pueblo: el 13 de enero de 1809, el ejército español fue arrollado por los franceses que tomaron Uclés, saqueando el monasterio y causando el terror en la zona. 

La posterior desamortización expulsó a la Orden de Santiago, aunque a partir de 1874 el Obispado de Cuenca se hace con la propiedad. Durante la Guerra Civil fue nuevamente saqueado, primero por los republicanos para después los sublevados tomar el control estableciendo en el edificio un campo de concentración en el que pudieron hacinarse 5000 presos, muriendo unos 300 de ellos.  

Desde los años 50 fue Seminario Menor del Obispado que, finalmente, desde 2012 busca una nueva gestión cultural que llega definitivamente en 2020 de la mano del poderoso empresario Fernando Núñez, de Grupo Ibérica, un holding empresarial que gestionó franquicias como Burger King o más recientemente Popeyes. 

Actualmente, el Monasterio de Uclés se ha convertido en sede de numerosos eventos culturales, con especial atención a la música, como hemos visto, pero también abre sus puertas para bodas (que, imaginamos, no deben ser baratas), incluso para retiros espirituales, los cuales, estos sí, son libres y de entrada gratuita.  

2 Comments

  1. Buenas tardes, me dirijo a ustedes con objeto de hacerles saber un error que, seguramente por despiste, está contenido en el post sobre el Monasterio de Uclés. Me refiero a ls última de las imágenes, esa que figura bajo la frase «Decadencia y recuperación del Monasterio de Uclés», y que, a pesar de lo que dice el pue de foto, no se corresponde con el mencionado edificio.
    Por otra parte, lo de afirmar que fue «campo de concentración» en lugar cárcel para presos políticos, me parece pelín extremista, pudiendo además este término llevar a cierta confusión.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.