Colonias y pueblos de artistas se distribuyen por el mundo desde hace más tiempo del que algunos puedan suponer. Muchos de ellos tuvieron su origen en el siglo XIX, y otros no dejan de crecer para dar vida y revitalizar lugares abandonados y poblaciones envejecidas, al tiempo que el arte y las actividades culturales se convierten en una fuente de riqueza fundamental para el turismo, la economía, el patrimonio y la propia calidad de vida.

Ya sea en un punto u otro del globo, es posible encontrar estos pueblos de artistas que se convierten en entornos idílicos para vivir o visitar. Estos son algunos de los más emblemáticos.

1Worpswede

Worpsweder Käseglocke. Fuente: Pixabay

Con más de un siglo de historia a sus espaldas, Worpswede, al norte de Alemania, puede presumir de ser uno de los lugares más longevos a la hora de crear en él una colonia de artistas. Nació a finales del siglo XIX, con un pequeño grupo de escritores y pintores que se establecieron en la localidad.

En la actualidad, este pueblo de artistas cuenta con unos 9.000 habitantes. En sus calles abundan los museos, las galerías y los talleres, y en él habitan más de un centenar de artistas entre músicos, pintores, escultores, fotógrafos, artesanos y grabadores que disfrutan de este rincón en plena naturaleza.

AnteriorSiguiente

Compartir
Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.