Si eres de los que se lo pasa en grande con el deporte, disfrutas del aire libre y de recorrer espacios naturales, seguro que te gusta la nieve y te has planteado más de una vez ponerte los esquís o subirte a la tabla de snowboard.

Ahora que se aproxima la temporada de esquí, puesto que las estaciones comienzan a abrir a partir de finales de noviembre y suelen permanecer abiertas hasta los meses de marzo o abril, vamos a ayudarte a que cumplas tus deseos esperando facilitarte la tarea. Para ello te contamos qué hacer antes de ir a esquiar por primera vez y disfrutar de los deportes de invierno.

Ropa para esquiar

esquiar
Fuente: Pixabay/pasja1000

Tengas la edad que tengas nunca es tarde para comenzar a esquiar. Y los más pequeños de la casa pueden empezar a hacerlo sin problema a partir de los 5 años. Lo primero es que cuentes con un material adecuado que no tiene por qué ser caro. En la actualidad, son muchas las tiendas especializadas, centros deportivos y grandes almacenes en los que encontrarás todo el equipo que necesitas para esquiar. Puedes aprovechar las ofertas, esperar a campañas como la del Black Friday, aprovechar las Navidades para hacerte un regalo o esperar a los grandes descuentos de las rebajas.

Recuerda que son imprescindibles los pantalones, la chaqueta o cazadora, los guantes, unas gafas y un tubular o braga de cuello. En cuanto a las mallas térmicas, solo te harán falta si las temperaturas son muy bajas. Por lo que respecta al calzado, para moverte entre el hotel y las pistas, necesitas unas botas adecuadas. Lo mejor son las botas de nieve, pero también te pueden vales unas buenas botas de campo.

No obstante, si no tienes muy claro que la experiencia te vaya a gustar y prefieres esperar antes de gastar en todo este material, tienes la opción de pedir prestado el equipo a un amigo, en el supuesto de que utilicéis la misma talla.

Equipo de esquí

Equipo de esquí
Fuente: Pixabay/tookapic

Gastarse el dinero en el equipo de esquí si no tienes muy claro que te apasiona este deporte no es lo más recomendable para tu primera vez. De nuevo puedes pedírselo a alguno de tus amigos, aunque tal vez el material que él tenga no sea el que tú necesitas.

Lo mejor es alquilar el equipo con los esquís, botas, casco y bastones en una tienda o taller especializado, o bien en el servicio de alquiler que se suele encontrar a pie de pista en las estaciones. La ventaja es que te asesorará un profesional experimentado, de modo que teniendo en cuenta que eres novato te ofrecerá lo más adecuado para ti.

Las estaciones de esquí y el forfait

esquiar
Fuente: Pixabay/Polo7172

Seguramente si eres novato o desconoces por completo el universo de las estaciones de esquí, el forfait no te sonará de nada. El forfait es el pase identificativo que portarás en la estación y que te permite moverte por las pistas de esquí usando los remontes, como telesillas. Además, el forfait incluye un seguro obligatorio de viajeros y te da derecho a reclamar si sufres daños corporales a causa del mal estado de los transportes. El precio del forfait varía cada temporada y es diferente en cada estación de esquí.

Ten en cuenta que las estaciones muy grandes ofrecen un forfait exclusivo para debutantes, con el que solo se permite el acceso a las pistas y remontes recomendados a los principiantes. Así, no tendrás que pagar más por un forfait con el que moverte por todo el dominio pero al que no le vas a quitar partido.

Cursos de iniciación de esquí

invierno
Fuente: Pixabay/adege

Si no tienes ni idea de esquiar, huye de los consejos de los amigos y apúntate a un curso de iniciación en la estación de esquí o contrata a un profesor titulado. Necesitarás un par de horas mínimo para aprender los conceptos básicos.

Los precios de las clases por hora los encontrarás a partir de unos 40 euros en temporada alta. Y si quieres iniciarte de verdad, no te desanimes si al principio no se te da demasiado bien y toma clases durante varios días consecutivos. Verás cómo les quitas mucho más provecho.

Pistas verdes para principiantes

pistas de esquí
Fuente: Pixabay/harrydona

Los colores que encontrarás en las distintas pistas de esquí hacen referencia a su nivel de dificultad: verde, azul, rojo, negro o morado. Estás empezando, así que lo tuyo van a ser las de color verde, no tengas prisa por saltar a otro color. Recuerda que, al fin y al cabo, a aquellos que ves deslizarse por las otras, también empezaron por las pistas para principiantes.

Protección solar

Por último, No olvides la crema solar y un protector labial. En la alta montaña los rayos de sol inciden con mayor fuerza y el reflejo en la nieve facilita que puedan aparecer quemaduras en la piel si no la proteges adecuadamente. Un índice de protección alto y aplicación frecuente es lo que necesitas si no quieres llevarte un disgusto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.