Si hay un lugar en el mundo que combina a la perfección su excelso patrimonio artístico, histórico y cultural con una naturaleza generosa en paisajes, una gastronomía destacada y los mejores vinos, esa es la Toscana. Por eso te contamos lo que no deberías perderte en un recorrido por esta maravillosa región del centro/norte de Italia.  

Playas, acantilados, islas, montañas, llanuras, valles y colinas forman parte de la geografía de este territorio de ensueño en el que sobresalen, sobre todo, las creaciones humanas. Desde Florencia, su emblemática capital, hasta el más ignoto de sus pueblos, la Toscana tiene mucho y bueno por descubrir. Y es así que sus monumentales conjuntos históricos se suceden en Pisa, Siena, Lucca, Arezzo, Grosseto, Prato, Pistoia, Livorno, Massa, Carrara… y un sinfín más.

Qué ver en la Toscana
Maëlick

Cuna de la civilización etrusca -presente, entre otras, en las ruinas de  Sovana, Vetulonia y Populonia– y del Renacimiento, no es casualidad que la región cuente con  siete lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Pero, ¿por dónde empezar un recorrido por esta magnífica región italiana? Quizá Florencia sea el mejor inicio para un itinerario que dejará sin aliento a los amantes de la belleza en todas sus formas.

La capital toscana es una gran ciudad que conserva su impronta medieval. Sus iglesias, puentes, plazas, museos, galerías y palacios surgen por doquier en una lugar que rezuma arte y merece recorrerse a pie, con tiempo y dedicación.

Ya en los alrededores de Florencia (y en otros puntos de la Toscana), no deberías dejar de visitar las llamadas villas de los Médici. Se trata de complejos arquitectónicos rurales que formaron parte del patrimonio de esa influyente familia entre los siglos XV y XVII.

Qué ver en la Toscana
Sailko

Más allá de Florencia

A pocos kilómetros de la capital toscana nos encontramos con Prato, la segunda ciudad más poblada de la región y que tiene también lo suyo en edificaciones medievales. Además, destaca por su pastelería, su industria textil y por la confección artesanal de zapatos y otros productos de cuero.

Muy cerca está Pistoia, que -además de su impresionante patrimonio monumental- nos ofrenda colinas pobladas de castaños, olivos y viñedos. Y, si seguimos hacia el este, llegaremos hasta Lucca, una ciudad amurallada y muy bien conservada. En lo alto de sus muros hay jardines y senderos para caminar o andar en bicicleta y obtener así buenas vistas de su maravilloso centro histórico.

Qué ver en la Toscana
Malles

Si continuamos nuestro camino en busca de la costa, primero nos toparemos con, para muchos, la sobrevalorada Pisa. Pero, aparte de su catedral y su más que famosa torre inclinada, conoce la iglesia de Santa Maria della Spina, el Palacio de la Carovana y el Museo Nacional del Palacio Real.

Qué ver en la Toscana
Alessio Facchin

Más hacia el sur está Livorno, que es mucho más que el puerto donde llegan los cruceros que hacen escala en esta región. La costa toscana puede ser suave o abrupta, pero siempre es bella.

En el mar Tirreno, además, se encuentra un archipiélago en el que destaca Elba, la mayor de sus islas. Considerada un verdadero paraíso, destaca por su diversidad geológica, sus vistas panorámicas, sus playas y calas de arena blanca y las aguas cristalinas que la rodean y un paisaje que invita al senderismo y al ciclismo de montaña. Pero el lugar en el que Napoleón vivió su destierro también es rico en patrimonio cultural y arquitectónico. Por ejemplo, es imperdible el casco histórico y la zona portuaria de Portoferraio, su capital.

Qué ver en la Toscana
Michael Joachim Lucke

Al norte de Pisa, asimismo, nos encontramos con la provincia de Massa-Carrara. Es una zona ideal para practicar senderismo y visitar las canteras de mármol blanco que ofrecen verdaderos paisajes lunares. Además, puedes recorrer bellos pueblos y disfrutar de sus hermosas playas dotadas de excelentes instalaciones.

Otros sitios imperdibles de la Toscana

Siena y Arezzo, por su parte, se encuentran hacia el sur de Florencia. La primera es una ciudad medieval enclavada en la confluencia de tres colinas. Resultan imperdibles su plaza en forma de abanico, rodeada por el Palacio Municipal y la Torre del Mangia, sus museos y su catedral. También destaca por el Palio una particular carrera de caballos con seis siglos de historia a cuestas.

Qué ver en la Toscana
flissphil

La segunda, es reconocida tanto por la orfebrería como por la producción de cerámica. En su punto más alto está el Castillo de los Médici, desde donde se observan bellas panorámicas de la ciudad y de los valles de las afueras. En su Piazza grande tiene lugar un interesante mercado de Antigüedades. La ciudad guarda también, entre muchos otros tesoros, los restos de un anfiteatro romano del siglo II.

Y, entre estos tres lugares, florece la comarca de Chianti, famosa por sus vinos y sus viñedos. Pero también por sus pueblos, sus colinas y sus valles, que conforman un paisaje difícil de olvidar.

Qué ver en la Toscana
Dominio Público

Al sur de Siena se encuentra el Valle de Orcia, considerado uno de los lugares más bonitos de la Toscana. Es así que, entre colinas, surgen pueblos abalconados, palacetes, casas solariegas, cipreses y campos que cambian de color con cada estación. Sin dudas, un lugar privilegiado.

También en la provincia de Siena, otro imperdible de la Toscana es San Gimignano, una ciudad medieval que emerge, amurallada, sobre colinas y está rodeada de una bella campiña. Cuenta con 14 torres que se ven desde los alrededores y que posibilitan buenas panorámicas.


Compartir
Si hace unos años alguien me hubiese dicho que acabaría cuidando niños en guarderías y escribiendo sobre lo humano y lo divino, me habría reído en su cara. Por aquel entonces trabajaba en televisión y fue lo único que supe hacer durante más de una década. Ahora me dedico a contar historias, viajar, leer, ver cine y series y, sobre todo, vivir. Si queréis, encontrarme, nos buscamos por los caminos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.