Situada en pleno desierto del estado de Nevada, Las Vegas se erige como un gran parque de atracciones para adultos, una ciudad que nunca duerme y donde todo es posible. Los grandes casinos compiten por ofrecer al visitante no solo la mejor experiencia en el juego, sino los mejores espectáculos.

Artistas de reconocido prestigio a nivel mundial, como Elton John, Jennifer Lopez o Cher actúan de forma habitual en la ciudad del pecado. Los hoteles, se visten de lujo y ostentación y pasear por sus calles es como visitar un enorme parque temático.

Qué ver en Las Vegas

Las Vegas
Las Vegas

Su calle principal es Las Vegas Boulevard, popularmente conocida como The Strip. A lo largo de sus 5 kilómetros se encuentran los casinos y hoteles más famosos de las Vegas, como el Caesars Palace, el Luxor, el Circus Circus o el Paris. En The Strip encontramos también el Fashion Show Mall, uno de los centros comerciales más populares. Al caer la noche, The Strip se convierte en todo un espectáculo de luz y color.

En el centro de The Strip se encuentra The Linq, la última zona de ocio, tiendas y restaurantes, coronada por la High Roller, que con sus 167.6 m. es la noria más grande del mundo y ofrece una de las mejores vistas de la ciudad del pecado.

Freemont street es la segunda calle más importante de Las Vegas, después de The Strip. Es la parte antigua de Las Vegas y zona de referencia hasta la creación de The Strip.

CityCenter Las Vegas es uno de los últimos desarrollos urbanos de la ciudad y ha sido el proyecto más caro realizado en los Estados Unidos con fondos privados. Pertenece a las empresas MGM resort y Dubai World. En sus inmediaciones encontramos abundantes galerías de arte y el centro comercial Crystals, referente del lujo en Las Vegas.

Para cambiar de aires y desconectar un poco de este mundo de fantasía, una visita obligada desde Las Vegas es el Gran Cañón del Colorado. Hay diferentes opciones para visitarlo, dependiendo del tiempo y del presupuesto que se disponga. Si el tiempo apremia, la mejor opción es la excursión en avioneta, que en un día nos permitirá visitarlo. Si disponemos de tiempo suficiente, podemos alquilar un coche, disfrutar del Gran Cañón y de las múltiples actividades que ofrece (rafting, senderismo, sobrevolarlo en helicóptero…) y recorrer parte de la histórica Ruta 66.

Casarse en Las Vegas

Casarse en Las Vegas
Casarse en Las Vegas

Cada año, más de 100.000 bodas se celebran en Las Vegas. Prácticamente todos los hoteles disponen de una o varias capillas donde celebrar la ceremonia. En total, en Las Vegas hay más de 60 capillas.

Para casarse de forma legal, primero es necesario obtener una licencia de matrimonio en el Clark County Marriage Bureau. Es un trámite muy sencillo que solo  requiere acreditar la identidad de ambos contrayentes a través del pasaporte y el pago de 80 dólares, unos 68 euros. También existe la opción de celebrar una boda “de mentira”, simplemente para vivir la experiencia.

Desde una boda clásica a una temática, todo es posible en Las Vegas, desde alquilar la ropa o los mismos testigos a contar con la presencia del mismísimo Elvis como maestro de ceremonias.

Los precios también son para todos los bolsillos. En general oscilan entre los 150 € de una boda sencilla y los 1500 € de una boda en helicóptero sobrevolando el Valley of Fire. Lo habitual es unos 300-500 €.

Preparativos antes del viaje

Las Vegas

Aunque ningún aeropuerto español ofrece vuelos directos a Las Vegas, por unos 400-500 € podemos encontrar vuelos de ida y vuelta haciendo una escala. Otra opción si disponemos de tiempo suficiente, es aprovechar para visitar otras ciudades de los Estados Unidos. En ambos casos, debemos de solicitar online la autorización de viaje ESTA con suficiente antelación.

Las Vegas se encuentra en medio de un desierto, por lo que las temperaturas son extremas, muy cálidas en verano y heladas en invierno. Aunque es habitual que la mayoría de los desplazamientos se hagan en coche y la mayoría de los hoteles están comunicados entre sí, es importante tenerlo en cuenta a la hora de preparar la maleta.

Por último, recordar que Las Vegas es una ciudad cara, orientada al ocio, al juego y al despilfarro. Hay que disfrutar, pero sin perder el control para evitar sustos a la vuelta.


Compartir
Algún día me gustaría viajar a la luna, mientras tanto disfruto conociendo todos los rincones de nuestro planeta.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.