¿Qué ver en Mallorca?

El verano siempre es buena excusa para hacer un viaje, pero el destino que te proponemos hoy es digno de visitarse en cualquier época del año. Y es que su belleza natural, su patrimonio histórico y arquitectónico y sus generosas ofertas culturales, gastronómicas y de ocio, justifican recorrer Mallorca con tiempo y sin perder detalle… a pesar de algún alemán que otro que se pasó con el alcohol.

La mayor de las Baleares, más allá de sus lugares bien reconocidos, presenta en sus 3.640 kilómetros cuadrados un inmenso abanico de posibilidades para tu disfrute: playas, montañas, cuevas, pueblos pintorescos, museos, iglesias y otros monumentos que seguro no te resultarán indiferentes.

Recorre Palma, la magnífica capital de Mallorca

Qué ver en Mallorca
Wikimedia José Luis Filpo Cabana

Palma, la capital mallorquina, es el punto ideal para empezar este itinerario, dadas las múltiples opciones que ofrece a sus visitantes. Durante el día puedes perderte por sus estrechas calles céntricas y descubrir sus antiguas edificaciones. Pero cuando cae el sol, la ciudad te invita a disfrutar de su famosa vida nocturna.

En los alrededores de la Plaza Mayor, en el casco antiguo, además de un gran número de tiendas y locales gastronómicos donde deleitarte con las especialidades de la isla, encontrarás galerías de arte y museos con una interesante cartelera cultural.

Pero entre las cosas que no deberías perderte en Palma, te recomendamos su catedral, todo un icono gótico del Mediterráneo. Su majestuosa estructura domina la ciudad y su interior es digno de admirarse, desde la Puerta del Mirador hasta la Capilla de la Trinidad, sin olvidar su Museo Gótico.

Siguiendo con este estilo arquitectónico, debes visitar también el Palacio Real de la Almudaina (1281). Por su parte, el castillo de Bellver, emplazado en un bosque de pinos sobre la Bahía de Palma, data del siglo XV y destaca por su magnífico patio central, las cuatro torres cilíndricas que lo rodean y por las hermosas vistas que se aprecian desde sus almenas.

Qué ver en Mallorca
Wikimedia Wolfgang Moroder

Tampoco dejes de recorrer algunos de los bellos patios que engalanan la ciudad, construidos entre los siglos XV y XVII. Hay una “ruta” para ello. O mejor, descúbrelos al azar. Otro imperdible es el Paseo Marítimo en el puerto de Palma.

Calas, cuevas, playas y montañas, un cóctel exquisito

Qué ver en Mallorca
Wikimedia Lolagt

Aunque lo tuyo no sea la espeleología, te recomendamos no dejar de conocer algunas de las cuevas y simas que abundan en Mallorca. Y es que el suelo calizo de la isla genera un subsuelo laberíntico por el cual merece la pena perderse. Por ejemplo, en las afueras de Palma están las cuevas de Génova y del Drach.

Pero a la hora de pasear y explorar, tienes también una interesante oferta de calas y otros espacios naturales abiertos. En Andratx, por ejemplo, se combinan a la perfección los grandes acantilados con pequeñas calas y algunos islotes.

Y, si estás en el norte de Mallorca, se impone un recorrido por el Cap de Formentor, donde la Serra de Tramuntana se encuentra con el Mediterráneo, al final de una península de 20 kilómetros. Sus hermosas vistas te dejarán más que asombrado.

Qué ver en Mallorca
Wikimedia Jonas Droste

Aunque si vas en plan turista deseoso de sol y mar, en Mallorca puedes elegir entre más de 300 playas de arenas finas, aguas cristalinas y con condiciones climáticas estupendas. Y, por supuesto, una gran infraestructura a tu disposición. Para mencionar solo algunas: Can Pastilla, del Arenal, Cala Major, Cala Estancia, Playa Formentor y Es Trenc.

Pollença, Valldemossa y Soller, tres localidades imperdibles de Mallorca

Qué ver en Mallorca
Wikimedia Frank Vincentz

Otra de las interesantes ciudades de la isla es Pollença. Erigida por los romanos, entre sus construcciones destacan El Calvario, una ermita del siglo XVIII, el Convento de Santo Domingo y la Capilla Gótica del Roser Vell. Además, piérrdete por sus calles estrechas y disfruta de su hermosa plaza principal tomando algo en alguno de los bares o cafés que la rodean. Debes atravesar también su puente de piedra, que cruza el torrente de Sant Jordi. Y, por supuesto, visitar su famoso y antiguo Puerto y disfrutar de sus playas con palmeras.

Otro imperdible es Valldemossa, en plena Serra de Tramuntana. Es un pueblo que parece detenido en el tiempo y que también ofrece opciones de agroturismo en fincas que han sido transformadas en hoteles. Además de practicar senderismo y descubrir manantiales entre la abundante vegetación de las montañas, en la que destacan olivos y almendros, no hay que obviar una visita a la Cartuja (1399), que supo albergar a Chopin y George Sand, o a una iglesia del siglo XIII. Y no dejes de descender hasta su puerto y respirar su ambiente marinero y degustar un exquisito pescado fresco.

Qué ver en Mallorca
Pixabay

Para llegar hasta Soller, otro interesante pueblo mallorquín, puedes montarte en un tren de madera que sale desde Palma. Junto a su plaza principal, admira la iglesia de Sant Bartomeu. Y conoce Can Prunera, un edificio de estilo Art Nouveau que alberga una excelente colección de arte. Tampoco debes dejar de recorrer su puerto. Puedes ir hasta él en tranvía, atravesando huertos de naranjos y limoneros.

Las infinitas opciones de Mallorca

Qué ver en Mallorca
Flickr bomme

Pero todavía hay mucho más por disfrutar en Mallorca. Un puerto deportivo de lujo (Portals) y pequeños pueblos como Banyalbufar o Deià, encaramado en un barranco. O la localidad de Santanyí, donde parece respirarse arte. O Portocolom, enclavado en una gran bahía y con su tradición pesquera a cuestas.

Otros sitios que merecen visitarse son la aldea de Orient, con hermosos paisajes de montaña, ideales para admirar haciendo senderismo o ciclismo, y el pueblo pesquero de San Telmo.

Y como fruta de postre está Fornalutx, para muchos el lugar más bonito de Mallorca. Se trata de un pueblo situado en plena Serra de Tramuntana. Déjate embrujar por sus calles serpenteantes adornadas con flores y macetas, sus estrechas escaleras de piedra y sus casas decoradas con baldosas de colores.

Te invitamos a que recorras Mallorca y descubras todas las maravillas que te depara.

Pedro González

Si hace unos años alguien me hubiese dicho que acabaría cuidando niños en guarderías y escribiendo sobre lo humano y lo divino, me habría reído en su cara. Por aquel entonces trabajaba en televisión y fue lo único que supe hacer durante más de una década. Ahora me dedico a contar historias, viajar, leer, ver cine y series y, sobre todo, vivir. Si queréis, encontrarme, nos buscamos por los caminos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.