Levantada sobre la antigua Emerita Augusta, capital de la antigua Lusitania romana, Mérida constituye una de las mejores embajadoras del pasado romano en la Península Ibérica. Basta con pasear por sus calles para percibirlo, pues rebosan vestigios arquitectónicos del Imperio romano, los cuales constituyen un legado difícil de igualar por otras ciudades donde también ha habitado esta cultura.

Pero la ciudad extremeña también acopia otros monumentos sumamente valiosos, cuyo máximo representante es la concatedral de de Santa María, una oferta museística de lo más interesante y una gastronomía rica y variada, que acoge delicias típicas como las migas o el zorongollo, que la convierten en un destino perfecto para disfrutar de una escapada. Estos son los imprescindibles.

1Anfiteatro romano

Fuente: Wikipedia.

Construido en el 8 a.C., era el recinto confinado a la celebración de espectáculos de animales y las cruentas luchas entre gladiadores, de las que han dado buena cuenta series como Roma y películas como la mítica Gladiator, protagonizada por Russel Crowe.

Conserva los cubículos en los que esperaban los gladiadores, el lugar donde encerraban a los animales, las gradas inferiores y algunas estancias más. Junto a este se encuentra la casa del Anfiteatro, una vivienda romana típica del siglo III a.C.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.