Al noroeste de la provincia castellanoleonesa de Zamora, inserta en el Parque Natural del Lago de Sanabria, encontramos Puebla de Sanabria. Esta localidad medieval puede presumir de estar rodeada de un inventario de riquezas naturales increíbles, cuyo máximo exponente es su gran lago glaciar, las cuales constituyen un innegable atractivo para las almas viajeras. El bello y valioso patrimonio monumental que la adorna, cuyo insigne representante es el castillo de los Condes de Benavente, y el encanto rural típicamente tradicional que destila convierten a este pueblo en un destino perfecto para una escapada.

Puebla de Sanabria

La plaza Mayor constituye un excelente punto de partida. Rebosa monumentalidad, pues está jalonada de típicas casonas construidas con granitos de la zona y presidida por el edificio del Ayuntamiento, que luce una fachada porticada y torreones rematados con bonitos pináculos. En frente se levanta la iglesia de Santa María del Azoague, resguardada por un esbelta torre-campanario decorada con un gran reloj, el cual marca las horas y las medias. Al lado, la ermita de San Cayetano, que destaca por su fachada barroca ricamente ornamentada. Si visitas el interior, tendrás la oportunidad de contemplar algunos de los pasos que se procesionan en la Semana Santa. Por ejemplo, el Cristo Resucitado, al que los sanabreses llaman “pincha tajadas”, que tradicionalmente sale el Domingo de Resurrección.

Fuente: Wikipedia.
Fuente: Wikipedia.

A espaldas de dichos templos se erige imperioso el castillo de los Condes de Benavente, abrazado por algunos tramos de las antiguas murallas medievales. Construido en el siglo XV, está resguardado por una robusta torre del homenaje, conocida popularmente como “el Macho”, a la que se accede a través de un bonito puente voladizo, desde donde las vistas son únicas. Alberga el Centro de Interpretación de las Fortificaciones y la Casa del Gobernador, donde podrás ver varias exposiciones sobre la historia de esta fortaleza.

El centro de la villa, articulado en torno a la plaza del Arrabal, está declarado Conjunto Histórico. La razón de este reconocimiento estriba en su evocador entramado, el cual está integrado por una suerte de empinadas callejuelas empedradas, jalonadas de casonas de granito, con puertas, ventanas, voladizos y balcones de madera, y cubiertas con tejados de pizarra. Entre ellas se cuelan algunas de casas de antiguos nobles, como los Ossorio o los Losada, visibles en los blasones, escudos de armas, modillones y en los amplísimos corredores que decoran sus fachadas.

Fuente: Wikipedia.
Fuente: Wikipedia.

Puebla de Sanabria mira al río Tera, que ejerce de inexcusable entretenimiento para los amantes de la naturaleza. En torno a él, en la zona denominada la Chopera, se ha establecido un paseo fluvial, cuyo recorrido es un imperativo para los amantes de las bellas postales.

Parque Natural de Lago de Sanabria

Fuente: Flickr.
Fuente: Flickr.

El Parque Natural del Lago de Sanabria es, sin lugar a dudas, el tesoro natural de la región. Rebosante de bosques de abedules, robles, alisos y sauces, los cuales sirven de hogar a innumerables especies animales, y horadado por cascadas, profundos cañones, manantiales y arroyos, constituye un auténtico paraíso para los amantes de la madre naturaleza.

 

Sin embargo, los elementos diferenciadores de este valioso espacio son la Laguna de los Peces, que en invierno permanece congelada ejerciendo de improvisada pista para los más audaces, y el Lago de Sanabria. Con más de 3 km de largo y 1.5 km de largo, es el de origen glaciar más grande de Europa y el natural más grande de la Península Ibérica. Dispone de varias playas, como Viquiella, los Enanos o Folgoso, cuyas frías aguas no son impedimento para los viajeros, que acuden en peregrinación a zambullirse en sus aguas durante la época estival.

San Martín de Castañeda

Fuente: Wikipedia.
Fuente: Wikipedia.

El encanto y la belleza que desprende esta localidad ya cautivó a Miguel de Unamuno, a quien de inspiración para idear el pueblo imaginario Valverde de Lucerna, donde transcurrió la historia de San Manuel Bueno Mártir. Curiosidades aparte, lo cierto es que esta localidad no solo tiene vistas inigualables al Lago de Sanabria, sino que también guarda sorpresas como el imponente monasterio románico de Santa María o el Centro de Interpretación de Lago de Sanabria. Aunque perderse por sus calles, dominadas por la quietud y por un ambiente muy rural, es una experiencia incuestionablemente placentera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.