Dice la copla que es “la ciudad más repreciosa del mundo entero”. No queremos ser tan tajantes en nuestra definición, pero sí podemos afirmar que la capital andaluza es un lugar sorprendente. Esa mezcla de culturas y de estilos arquitectónicos que atraviesan su historia ha quedado plasmada en ella y sus gentes de una manera dinámica y deslumbrante. Por eso, te invitamos a descubrir todo lo que puedes ver en tres días en Sevilla.

Está claro que 72 horas no alcanzan para conocer a fondo un lugar y todos sus rincones. Pero bien valen para una primera aproximación, al menos por el casco histórico y algunos de los barrios más emblemáticos de esta luminosa ciudad enclavada a orillas del Guadalquivir. Y, como siempre decimos, así tienes la excusa perfecta para volver y seguir recorriéndola.

Qué ver en tres días en Sevilla
Hispalois

Su pasado romano y árabe, la alegría, la gracia y la hospitalidad que caracterizan a sus habitantes, el flamenco y el gusto por el tapeo, entre tantas otras cosas, hacen hoy de Sevilla una ciudad moderna y cosmopolita -y perfumada de azahares- que prestó y presta su maravilloso legado arquitectónico para ser exhibido con orgullo en el cine y en grandes producciones televisivas, desde la mítica Lawrence de Arabia hasta Star Wars o la actual Juego de tronos.

Recorrido por el casco histórico de la capital andaluza

Como te comentábamos, es difícil, muy difícil, elegir y priorizar qué ver en tres días en Sevilla. Y es que más allá de sus maravillosos monumentos, que no pueden faltar en ninguna postal, está poblada a cada paso de callejuelas por las que perderse y descubrir patios, balcones, rejas, azulejos, tradicionales comercios y tabernas e, incluso, edificaciones -particulares, públicas o religiosas- que quizá no figuran en una guía turística pensada para conocer un lugar a vista de pájaro.

Entonces, ya pasada la Semana Santa y la Feria de Abril, pero de todas formas recomendándote sacar con anticipación las entradas para visitar los lugares más concurridos, pensamos que es una buena idea que empieces tu recorrido por el  magnífico Barrio de Santa Cruz, en pleno casco histórico.

Nuestra primera parada es el Real Alcázar. Se trata de uno de los palacios más antiguos del mundo que continúa en uso. Y es que hoy sigue siendo residencia de la Familia Real cuando visita la capital andaluza.

Qué ver en tres días en Sevilla
Cat

El edificio no solo fue testigo de las distintas etapas históricas que atravesó la ciudad, sino que es una muestra de los diversos estilos arquitectónicos utilizados para su construcción. Hay, entre otros, elementos islámicos, mudéjares, góticos, renacentistas, manieristas y barrocos. El palacio cuenta con numerosos salones distribuidos alrededor de dos patios. Destacan también sus bellos jardines.

Rodeado por las murallas del Alcázar se encuentra el Patio de las Banderas. En él se inicia la calle Judería y, enseguida, nos encontramos con el Callejón del agua, hoy poblado de jardines. En este mítico barrio también encontramos la Plaza de Santa Cruz y el Archivo de Indias, donde se guardan documentos relacionados con la conquista de América.

Y, por supuesto, no puedes abandonar Santa Cruz sin visitar la Catedral de Sevilla y su legendario campanario que es, ni más ni menos, la famosa Giralda. Esta torre de 101 metros tiene sus dos tercios inferiores que corresponden al alminar de una antigua mezquita. El tercio superior fue levantado en época cristiana para colocar las campanas.

Qué ver en tres días en Sevilla
jtoledo

Por su parte, la inmensa catedral es de estilo gótico y data de comienzos del siglo XV. Destacan sus altísimos y abovedados techos y su gran cantidad de puertas de acceso. Asimismo, todo parece indicar que en su interior descansan algunos restos de Cristóbal Colón. A la salida, date una vuelta por el Patio de los Naranjos.

También puedes recorrer el Hospital de los Venerables, una construcción barroca del siglo XVII que hoy está consagrado al pintor Diego Velázquez. Y, siguiendo con las artes plásticas, visita el Museo Casa de Murillo y, por qué no, los Jardines de Murillo.

Qué ver en tres días en Sevilla
Anual

Hay mucho para conocer en tres días en Sevilla

Continuamos el itinerario visitando la Real Fábrica de Tabacos. Este imponente edificio -de estilo barroco neoclásico e industrial- albergó, hasta mediados del siglo pasado, a la primera fábrica de tabacos europea. Hoy es sede del rectorado de la Universidad de Sevilla y de algunas de sus facultades.

Y, sin más, nos dirigimos a otro de los lugares emblemáticos de la capital de Andalucía. Nos referimos al Parque de María Luisa, poblado de glorietas y conocido como el pulmón de la ciudad.

El parque contiene a las Plazas de España y de América, construidas para la Exposición Iberoamericana de 1929. Esta última alberga a los Museos Arqueológico y de Artes y Costumbres, así como también al Pabellón Real, donde hoy funcionan oficinas municipales.

Qué ver en tres días en Sevilla
RodandoCaminos

La Plaza de España, por su parte, es una joya decorada con ladrillos vistos, mármol y azulejos, que le proporcionan un aire renacentista y barroco. Está rodeada por un estanque semicircular, atravesado por cuatro puentes, y por una edificación semielíptica con una torre en cada extremo.

Descubriendo las maravillas de una ciudad luminosa

Otro símbolo de la ciudad es la Torre de Oro, que se erige a orillas del Guadalquivir. Fue construida a comienzos del siglo XIII y hoy es sede del Museo Marítimo.

También junto al río se encuentra el imponente Palacio de San Telmo, una muestra del barroco sevillano. Y, aunque no estés de acuerdo con las corridas, bien puedes apreciar la arquitectura de la Plaza de Toros de la Real Maestranza.

Tampoco puedes perderte el Hospital de la Caridad, el Muelle de la Sal, el Puente de Isabel II, la Capilla Virgen del Carmen, la Calle de la Inquisición y el Museo del Castillo de San Jorge, que ilustra sobre las oscuras épocas de la Inquisición.

Si te queda tiempo y ganas, da una vuelta en barco por el Guadalquivir, antes de perderte por el Barrio de Triana, dispuesto a recorrer talleres de alfarería y a disfrutar de unas buenas tapas y del flamenco más auténtico.

Qué ver en tres días en Sevilla
Gregory Zeier

Más lugares imperdibles para ver en tus tres días en Sevilla 

Otro lugar que no deberías perderte en una primera aproximación a Sevilla es su Museo de Bellas Artes. Ubicado en un antiguo Convento de la Merced Calzada, está considerado la la segunda mejor pinacoteca de España.

Te aconsejamos también que te des una vuelta por el Palacio de Lebrija (siglo XV) y aprecies los mosaicos romanos del siglo II y III que alberga, entre otras maravillosas piezas.

Qué ver en tres días en Sevilla
José Luiz

Llega también hasta el Palacio de las Dueñas, de estilo gótico mudéjar; a la Alameda de Hércules, el más antiguo jardín público de España, y al Palacio de los Marqueses de La Algaba, un gran ejemplo de arte mudéjar.

En el Centro Cultural Casa de la Memoria, por su parte, te encontrarás con exposiciones, cursos, conferencias y espectáculos de flamenco. Y en la Casa de Salinas descubrirás un palacio del siglo XVI con columnas de mármol de Carrara, hermosos azulejos, yesería mudéjar y arcos y molduras de inspiración renacentistas.

Hazte un lugar también para conocer la imponente Basílica neo-barroca de la Macarena, patrona del barrio que lleva el mismo nombre. Frente a ella está una de las tres puertas que actualmente conservan las murallas de Sevilla.

Qué ver en tres días en Sevilla
Frobles

Y el Palacio Pilatos, un antiguo edificio que copia al pretorio de Poncio Pilatos, guarda una magnífica colección de pinturas del siglo XIV al XIX y tiene uno de los patios más hermosos de toda Sevilla.

Un epílogo a todo trapo

Para culminar tu recorrido de tres días en Sevilla visita el Museo del Baile Flamenco. Además de empaparte en todo lo referido a este arte podrás disfrutar del baile, del cante y de la guitarra flamenca. Un buen broche de oro como para dejar la ciudad haciendo palmas y diciendo ¡olé!

Compartir
Si hace unos años alguien me hubiese dicho que acabaría cuidando niños en guarderías y escribiendo sobre lo humano y lo divino, me habría reído en su cara. Por aquel entonces trabajaba en televisión y fue lo único que supe hacer durante más de una década. Ahora me dedico a contar historias, viajar, leer, ver cine y series y, sobre todo, vivir. Si queréis, encontrarme, nos buscamos por los caminos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.