Cuando llega la temporada de esquí, Andorra cuenta con dos de las estaciones de invierno más atractivas de la Península. Pero, además de esquiar, el Principado vecino ofrece otras actividades y visitas de gran interés que también nos permite disfrutar del país vecino en primavera o verano. No debes perderte el Románico andorrano, con varios templos de milenaria historia, ni algunos museos de reciente apertura como el Carmen Thyssen. Una buena ración de shopping tampoco puede faltar en una visita a Andorra. Pero el Principado es, esencialmente, naturaleza y deporte: running, ciclismo y deportes de invierno te esperan en Andorra para que vuelvas a casa sin perder la forma.

Andorra
Fuente: Flickr

¿Qué ver en Andorra?

Todo. Andorra es un festín para los sentidos. Sus paisajes invernales estimulan hasta a los corazones más duros. Una vez que has acostumbrado la vista al blanco virginal de la nieve, y si tienes un objetivo más amplio que tirarte colina abajo con tus esquíes una y otra vez, te recomendamos que hagas un break y conozcas el Románico andorrano de la mano de algunas de sus iglesias.

Antes de viajar es conveniente que pienses en la necesidad de contratar un seguro de deportes de riesgo. Aunque existen ciertos convenios sanitarios con nuestro país, no todo está cubierto y si tienes, por ejemplo, algún accidente esquiando puede suponerte un importante coste monetario.

Aunque existen más de 40 monumentos vinculados a este estilo del Medievo importado de Francia, Sant Climent de Pal es uno de los imperdibles por su belleza, por su historia, pero, sobre todo, por contar con un Centro de Interpretación del Románico andorrano, oportunidad ideal para acercarse a un periodo histórico de leyenda.

Andorra
Fuente: Wikipedia

Para ti, que sabemos que te gusta el arte contemporáneo, tenemos una sorpresa ya que hace poco más de 2 años se abría en Escaldes-Engordany el Museo Thyssen de Andorra, con 250 metros de sala de exposición que acoge obras de Gauguin, Kandinsky y Friedrich entre otras figuras internacionales, a lo que se añaden maestros españoles del siglo XVI hasta el XX.

¿Vas hasta Andorra en moto? Pues no debes dejar pasar la oportunidad de acudir al Museo World Champions by 99 auspiciado por Jorge Lorenzo. Y es que si te va la velocidad, este es tu museo: cuenta con numerosas piezas originales de algunos de los grandes pilotos de los últimos tiempos como Vettel, Alonso o Valentino Rossi. Y no puede faltar, claro, la Yamaha YZR-M1 con la que Lorenzo se hizo con el título mundial de MotoGP en 2015.

Andorra
Fuente: Flickr

Y para los aficionados a la arquitectura contemporánea, un regalo: el Centro Termolúdico Caldea también en Escaldes-Engordany. Es el edificio más alto de Andorra y su superficie acristalada crea un efecto increíble entre las montañas. La obra fue diseñada por Jean-Michel Ruols, conocido como el arquitecto del agua, y es toda una maravilla.

Y el shopping, claro. Andorra La Vella es el lugar idóneo para sacar la billetera y darnos unas alegrías consumistas… aprovechando que el IVA del Principat es el más bajo de Europa. Pero cuidado, existe una franquicia aduanera: no te lleves a casa toda la tienda.

¿Qué hacer en Andorra?

Casi de todo. A la playa, de momento, no se puede ir, pero el Principado es un destino ideal para los aficionados al deporte. Si lo tuyo es el Strava, las carreteras de la zona ofrecen un entorno ideal para poner a prueba tu golpe de pedal. Si el tiempo no es demasiado inclemente, los aficionados al running o al senderismo tienen rutas magníficas en entornos espectaculares.

Andorra
Fuente: Unsplash

Si vas a Andorra con niños, uno de los planes de ocio más atractivo es Naturlandia, un parque de aventuras que cuenta con el tobogán alpino más grande del mundo. Y si tus peques todavía no están preparados para emociones tan fuertes, el parque también ofrece actividades sosegadas como los castillos hinchables. ¿Mejor el ocio interior? Te recomendamos el Palau de Gel en el que hasta podrás conducir karts sobre hielo o echar una partida al emocionante curling.

Andorra
Fuente: Flickr

Pero nosotros hemos venido a esquiar, ¿no? Grandvalira, Vallnord o el propio Naturlandia con su esquí de fondo ofrecen enclaves de primer nivel en Europa para practicar todo tipo de deportes de invierno. Con 300 kilómetros de pistas de esquí para todos los niveles, el Principado es un tesoro para los fanáticos de la nieve.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.