Son muchas las razones para convertir toda la provincia de Teruel en uno de nuestros destinos, aunque no siempre sea el primero de los territorios del interior de nuestro país que se tenga en cuenta cuando pensamos en lugares turísticos. Pero no debería ser así.

Este territorio aragonés está repleto de historia, joyas arquitectónicas, museos espectaculares y espacios naturales únicos. Repasamos hoy algunos de todos ellos para ofrecerte seis motivos para conocer Teruel que seducen a cualquier viajero.

3Albarracín

Albarracín
Fuente: Pixabay/WildFox

Entre los pintorescos pueblos de Teruel, Albarracín es motivo más que suficiente para acercarse a conocerlos. Se trata de una pequeña localidad en la que sentirás que viajas a la época medieval.

Su muralla, sus callejuelas, las viviendas rojizas, los balcones de forja, templos como su espectacular catedral, la iglesia de Santiago y la iglesia de Santa María, o edificios civiles como la Casa-Museo Noble de la familia Pérez y Toyuela, constituyen un conjunto único. Además, la villa cuenta con museos que merecen la visita. Tal es el caso del Museo Municipal, el Museo Diocesano y el Museo del Juguete.