La gastronomía de Extremadura está estrechamente ligada al clima, caracterizado por inviernos rigurosos y veranos muy calurosos, y a las características geográficas de su territorio, que carece de acceso al mar y está dominado por campos y zonas de montaña, lo que conlleva la inclusión de productos de proximidad, especialmente carne y hortalizas.

El resultado es una cocina muy natural, sin ornamentos y en la que toman el protagonismo los platos tradicionales elaborados por los pastores y los campesinos antaño y los surgidos en los fogones de los monasterios. Hoy repasamos los platos más típicos de la gastronomía extremeña que tienes que probar si estás de paso por la comunidad.

1Migas de pastor

Fuente: Wikipedia.

También conocidas como migas ruleras o migas extremeñas, eran muy consumidas por los ganaderos que realizaban la trashumancia antaño, ya que eran muy contundentes y, por lo tanto, les aportaban la energía necesaria para afrontar las largas jornadas. Hoy, aunque siguen muy ligadas al ámbito rural, se degustan como opción para el almuerzo e incluso como tapa.

Tal y como su nombre sugiere, el ingrediente principal son las migas de pan duro previamente humedecidas en agua. Estas se sofríen con ajos, pimentón y aceite de oliva, y se presentan, tal y como nos explican en la web de turismo de Extremadura, «en una cazuela de barro, acompañadas de productos locales como pimientos, torreznos o chorizo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.