Con nueve provincias, Castilla y León es una de las comunidades más vastas de nuestra geografía. Aunque algunos ven en esta región de la Meseta Norte campos solitarios, montes y roquedos por los que siempre logra hacerse un hueco el frío mesetario, no es así. De hecho, está enmarcada por bellos paisajes agrestes y salpicada por una suerte de pueblos enclavados en entornos paisajísticos abrumadores, adornados con valiosos monumentos, castillos medievales o bonitas iglesias. En sus mesas se pueden degustar sabores muy castizos, sus calles son un remanso de paz y su cultura conserva costumbres consuetudinarias. Estas características convierten a los pueblos castellanos en perfectos para una escapada. Nos vamos de ruta por seis muy bonitos.

1Covarrubias (Burgos)

Fuente: Flickr

Se ubica en el corazón de la comarca burgalesa de Arlanza y se le conoce desde antiguo como “la cuna de Castilla”. Un apelativo muy acertado, pues conserva la fortaleza más añeja de cuantas adornan la comunidad: la torre de Fernán González. Pero el encanto de esta villa burgalesa no se queda en lo citado. Está abrazada por una gran muralla, la cual  discurre paralela al río Arlanza, que guarda en su interior bonitas casas nobles con entramado de madera y joyas arquitectónicas como la colegiata gótica de San Cosme y San Damián. Sus callejuelas angostas y empedradas destilan tranquilidad y son una invitación constante al paseo.

AnteriorSiguiente

Compartir
Historiadora y redactora zamorana. Comencé a escribir por casualidad hace siete años y hoy, quién me lo iba a decir, se ha convertido en una de mis grandes pasiones. Esto me ha enseñado que lo importante no es recorrer el camino, sino disfrutar de lo que la vida te brinda en el trayecto.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.