Seis pueblos para enamorarse de Navarra

////

La comunidad navarra atesora numerosos sitios de interés, espacios naturales de montaña únicos y un patrimonio histórico destacado, entre el que también se encuentra el Camino Francés de Santiago.

Pero además de ello, sus pueblos resultan perfectos para una escapada de fin de semana, programar una ruta en coche para descubrirlos o buscar la calma y la tranquilidad de un entorno en el que la historia se encuentra en todas partes. Estos son algunos de los pueblos más bonitos de Navarra para que los tengas en cuenta si te animas a conocerlos.

Los pueblos más bonitos de Navarra

Artajona

Artajona – Foto: Depositphotos

A unos 30 kilómetros de la ciudad de Pamplona se localiza Artajona, un pequeño pueblo medieval, de unos 1700 habitantes, que todavía conserva todo su encanto y en el que sentirás que te transportas al siglo XI. El conjunto fortificado destaca con sus callejuelas empedradas, sus palacios del siglo XVIII y sus templos, presidido todo ello por la fortaleza medieval, conocida como El Cerco.

No te pierdas tampoco la iglesia-fortaleza de San Saturnino, catalogada como Monumento Histórico Artístico, la gótica iglesia parroquial de San Pedro, la basílica de Nuestra Señora de Jerusalén y la ermita de San Bartolomé.

Orreaga/Roncesvalles

Roncesvalles – Foto: Depositphotos

La mítica Orreaga/Roncesvalles es la localidad en la que muchos peregrinos comienzan el Camino de Santiago. El lugar, en el Pirineo navarro, es de los más hermosos para ello, ya que se trata de un pueblo medieval en el que se alza el conjunto monumental de la Colegiata de Orreaga-Roncesvalles, del siglo XIII, que merece una visita pausada para disfrutar de la belleza de todo el entorno.

Olite

Castillo de Olite
Olite – Fuente: Pixabay

Junto a Roncesvalles, posiblemente Olite sea el otro pueblo de Navarra más conocido por el gran público de los que encontramos entre los más bonitos. En esta villa de algo más de 3000 habitantes se alza el Castillo Palacio de los Reyes de Navarra, catalogado como Monumento Nacional, que alberga en la actualidad el Parador de Turismo. Otros ejemplos de la arquitectura civil histórica son la Torre del Chapitel, los palacios de Marqués de Feria y el de los Teobaldos. Entre los templos religiosos se encuentran la iglesia de San Pedro, con elementos románicos, góticos y barrocos, el convento de San Francisco, del siglo XV, y la iglesia de Santa María La Real, del siglo XIII.

No dejes de visitar las bodegas de Olite y el Centro de Exposición de la Viña y el Vino. Y anota que cada mes de agosto se celebran aquí sus Fiestas Medievales. Además, los miércoles se organiza el mercado semanal.

Ochagavía

Ochagavía
Ochagavía – Fuente: Pixabay/sputnick_2

Si buscas un pueblo de montaña en Navarra que constituya una auténtica postal, te encantará Ochagavía, a 764 metros de altitud en el Pirineo navarro. En este lugar encontrarás el puente y los palacios medievales, casas blasonadas de entre los siglos XVIII y XIX, la iglesia de San Juan Evangelista y las típicas viviendas con sus tejados empinados. También vale la pena acercarse al Santuario de Nuestra Señora de Muskilda, una ermita románica a cuatro kilómetros del pueblo.

Cascante

Cascante
Cascante – Fuente: Wikimedia/zarateman CC BY-SA 3.0

En las proximidades de la frontera con Aragón, se ubica Cascante, en la Ribera Navarra, entre la sierra del Moncayo y el Parque Natural de Bárdenas Reales. En este hermoso pueblo destacan la basílica barroca de Nuestra Señora del Romero, del siglo XVII, y el Museo Etnográfico de Cascante. Además, a 3 kilómetros se localiza la Laguna de Lor y también puedes recorrer la Vía Verde del Tarazonica. Y ten en cuenta que cada martes se organiza el mercado semanal en Cascante.

Puente la Reina

Puente la Reina
Puente La Reina – Fuente: Wikipedia/aherrero CC BY 2.0

También cerca de Pamplona y surcada por el Camino de Santiago, la villa medieval se Puente la Reina es otra de las más hermosas de Navarra. Su bella Calle Mayor, sus iglesias románicas, conventos y los numerosos edificios civiles de entre los siglos XVII y XVIII convierten a este lugar en imprescindible.

No te pierdas la antigua muralla medieval, el puente románico que cruza el río Arga, la plaza Julián Mena, la Casa del Vínculo y los conventos de los Trinitarios y de las Comendadoras del Sancti Spiritu. El mercado semanal de Puente la Reina se celebra cada sábado.

Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.