La máxima de cualquier viajero es encontrar un vuelo lo más barato posible. Es una tarea ardua, por cuanto conlleva mirar y comparar sin cesar en busca de esa oferta que se antoja escurridiza. Es como buscar un preciado tesoro en la inmensidad de un océano rebosante de posibilidades y, para muchos, una utopía. Sin embargo, aunque no existe una fórmula absoluta que nos permita dar con ese ofertón estelar, el cual inexplicablemente siempre encuentra ese amigo avispado, sí existen algunos trucos y prácticas que podemos poner en marcha para conseguir un billete low cost, ese gran tesoro que nos abre las puertas de la felicidad viajera. He aquí algunos consejos.

1. Sé previsor

Una de las claves del éxito estriba en comprar el billete con antelación. Llega el momento de la alquimia viajera, de las especulaciones y las cábalas: ¿con cuánto tiempo de anticipación?, ¿qué día de la semana es el mejor para adquirirlo?, ¿hay diferencias con respecto al destino? Aunque hay innumerables teorías acerca de estos interrogantes, las más aceptadas son las apuestan por comprar el billete para trayectos de corta distancia con siete u ocho semanas de antelación; mientras que para los de larga distancia, lo aconsejable es adquirirlo entre cinco y siete meses antes.

Fuente: Pixabay.
Fuente: Pixabay.

Por lo que respecta al día de la semana, también hay cientos de conjeturas y mitos. ¿Quién no ha escuchado en algún momento que el martes es el mejor día para comprar un billete? Es verdad que viajar este día de la semana e incluso los miércoles sale un poco más rentable, pero no es una regla inamovible. Lo cierto es que viajar en fin de semana sale más caro.

2. Flexibilidad

Hay que ser flexible en el sentido más amplio, es decir, con la temporada, el destino y el horario. Esta actitud te acercará mucho más al deseado billete barato. En cuanto al primer aspecto, los meses estivales son más caros, en tanto que son los que disfrutan la mayoría de los mortales. Por el contrario, marzo, abril, mayo y los meses otoñales son temporada baja y, por tanto, bastante más baratos. Para comprobarlo, basta con clicar sobre la opción de visualización del calendario de tarifas mensuales en el momento de comprar el billete. De este modo, verás todos los precios de un vistazo y podrás elegir más fácilmente.

Si te importan las fechas pero te da igual el destino, estás de suerte. La razón es que muchos buscadores ofrecen destinos a precios rebajados solo para épocas concretas. Lo único que tienes que hacer es seleccionar la fecha que quieres y la aplicación te mostrará los destinos.

Igualmente, un vuelo de madrugada es sustancialmente más barato que en las horas centrales del día. Sí, no negamos que coger un vuelo cómodamente un viernes después de trabajar es lo ideal, pero no lo más compatible con tu monedero.

3. Compra el billete de ida y vuelta por separado

Fuente: Flickr.
Fuente: Flickr.

Es incuestionable que comprar un billete de ida y vuelta es más cómodo y funcional, pero muchas veces sale más caro. Quizás, en el caso de los vuelos internacionales sea más conveniente hacerlo así. Sin embargo, en los nacionales la cosa cambia. Ojea y compara entre distintas aerolíneas los itinerarios por separado, puede que te lleves una sorpresa.

4. Elimina las cookies

Seguro que más de una vez has visto que el precio del billete de una misma aerolínea se ha incrementado en cuestión de minutos. ¿Qué ha sucedido? Pues que las cookies han cumplido con su cometido registrando la consulta realizada e “informando” a las buscadores y aerolíneas de nuestros intereses. En consecuencia, adaptan el precio a nuestros criterios de búsqueda. Si cuela, cuela. Por lo tanto, lo ideal es que borres el historial de tu navegador o compruebes los precios desde otro dispositivo.

5. Haz escalas

Fuente: Flickr.
Fuente: Flickr.

No es ningún secreto que los vuelos con escalas son más económicos que los directos, aunque es un hecho que resultan más tediosos y agotadores. Pero, como no hay parte mala que no tenga una buena, puedes aprovechar para conocer el destino de escala, estirar las piernas e incluso para comprar algún recuerdo.

6. Configura las alertas de los precios

En la búsqueda de un billete barato cada minuto cuenta, pues los precios varían constantemente. Puedes acampar delante de la pantalla, pero no es buena idea. En su lugar, puedes crear una alerta de precios del destino deseado. De este modo, cuando el itinerario elegido cambie de precio, recibirás una notificación en tu correo electrónico. Igual, te llevas una alegría.

Compartir
Historiadora y redactora zamorana. Comencé a escribir por casualidad hace siete años y hoy, quién me lo iba a decir, se ha convertido en una de mis grandes pasiones. Esto me ha enseñado que lo importante no es recorrer el camino, sino disfrutar de lo que la vida te brinda en el trayecto.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.