En determinados países del mundo el contacto con animales es uno de sus principales reclamos turísticos. Sucede así con los elefantes o los tigres en el Sudeste Asiático o los animales marinos en muchos archipiélagos paradisiacos. ¡Y qué decir de los safaris por África! ¿Son todas las experiencias con animales negativas para ellos? No, pero desgraciadamente la explotación de animales con fines lucrativos en todo el mundo es un hecho.

Como viajeros, nuestro deber es no participar de este negocio de forma que deje ser rentable y, con el tiempo, desaparezca mientras, de forma paralela, las asociaciones en defensa de los animales luchan por acelerar este proceso. Si te interesa el bienestar animal, no dejes de revisar esta lista de las siete experiencias con animales que debes evitar en tus viajes.

1Montar en un elefante

Fuente: Unsplash

Ni subirse a un elefante ni acudir a un santuario de elefantes. La única manera de disfrutar con respeto de este maravilloso e inmenso animal es el avistamiento, algo que se puede aplicar a la mayoría de tipos de animales que veremos en esta lista. Contemplar a un grupo de elefantes en libertad es más sustancioso y satisfactorio. El elefante no nace para cargar con peso sobre su lomo.

Según la ONG Elephant Family, cada año son capturadas entre 50 y 100 crías de elefante en Myanmar para alimentar la industria turística. Piensa en ello cuando te ofrezcan montar en un elefante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.