Siete platos asturianos para pasar el invierno

Todo llega, incluso el invierno. Aunque en algunas comunidades autónomas españolas las temperaturas han sido moderadas en las últimas semanas, el frío ya se ha apoderado de la mayor parte de la geografía peninsular. Es época de brasero, manta, agradable compañía y buena mesa. Y si hablamos de comer bien en España, Asturias es una de las zonas más reivindicadas 

Si estos últimos días has sentido un escalofrío al mirar la nevera de tu casa, no te preocupes, te traemos la lista de la compra que necesitas para esta época del año: siete platos asturianos para pasar el frío invernal. Y es que en Asturias saben poner al mal tiempo buena cara, sobre todo con el estómago bien surtido. Y (casi) siempre a buen precio, otro de los rasgos clásicos de la gastronomía del Principado. 

Bollu Preñau 

Fuente: Flickr

Para ir abriendo boca, uno de los tentempiés más míticos de la comida astur: un bollo de pan preñado de chorizo. No hay que ser un genio de los fogones para meter un trozo de chorizo en un pedazo de pan, pero la particularidad del verdadero bollu preñau es que el pan se hornea con el chorizo dentro… La clave está, por supuesto, en la calidad del chorizo: se suele optar por un chorizo asturiano cocido previamente a la sidra y con un toque de pimentón. Empieza la fiesta… 

Fabada 

Es el plato más conocida de la gastronomía asturiana. Y a estas alturas casi todo el mundo ya ha disfrutado (y sufrido) con un buen plato de fabes. ¡Cómo no disfrutar con esta combinación de productos tradicionales de la huerta!

El secreto de una buena fabada está en la adecuada elección de sus materias primas y en dar con la tecla a la hora de cocer. No caigas en la tentación de usar cualquier tipo de alubia o compango (generalmente tocino, morcilla y chorizo) para preparar tu fabada casera. Usa solo productos de calidad. En cuanto al sufrimiento post fabes… No planifiques un atraco para después de una buena fabada: no saldrá bien.

Pote asturiano 

No, no es una fabada. También lleva alubias pero es un plato diferente. Habitual en Asturias en época de matanza del cerdo, la diferencia con la fabada está en que el pote incluye berzas y patatas además del compango. Una combinación explosiva que, curiosamente, suele entrar más fácil que la fabada. Sus consecuencias, no obstante, son similares. No aconsejamos servir antes de un consejo de ministros.  

Cachopo 

“Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser… y a seres humanos terminarse un cachopo en Casa Koty, aunque igual eran replicantes, no sé… Todos esos momentos se perderán como lágrimas en la lluvia, es hora de morir”.  

Este era el parlamento final completo y sin cortes que recitaba el Nexus interpretado por Rutger Hauer al final de Blade Runner, pero Ridley Scott decidió cortar lo del cachopo por cuestión de metraje. Y es que no hay quien se termine un cachopo, al menos, a este lado del universo. 

Escalopines al Cabrales 

Otro de los platos estrella de la gastronomía astur. De esos que dejan huella, tanto en el estómago como en el ambiente. Aunque el término moderación, para lo bueno y para lo menos bueno, no es el más usado en la gastronomía de nuestra patria querida, nosotros recomendamos cierta contención a la hora de bañar la patatada y los escalopines en salsa. No digo ya que vuestro estómago os lo agradezca: hazlo por los que tengas al lado después de terminar el festival gastronómico. 

Frixuelos 

¿A dónde vais, ho? ¿Qué estáis pidiendo el chupitín ya? ¡Esperad un poco, ho, que llegan los postres! Aunque este año el Carnaval llega más tarde que nunca, os queremos recomendar uno de los postres más típicos del Antroxu asturiano que, por supuesto, puede consumirse en cualquier época del año. Los frixuelos son una delicia, sobre todo recién hechos. La verdad es que no sé muy bien cómo se hacen: habría que preguntarle a mi madre, pero no la tengo a mano. Luego la llamo. Eso sí, no son crepes, no la liemos… no la liemos. 

Tarta Gijonesa

Con ‘G’ de Gijón. Se trata de una de las tartas más populares de la capital de la Costa Verde, que para eso lleva su nombre. La clave de este postre está en la calidad y textura del turrón para el cuerpo de la tarta, en la base formada por bizcocho y la cobertura de azúcar requemado. Y si os apetece un poco de queso para acompañar, también tenemos.  

Dicen que este menú fue el que usaron Marcello Mastroianni y amigos para morir en La gran comilona. Nosotros no os deseamos la muerte, todo lo contrario: con esta selección de platos típicos de Asturias pasaréis el invierno más panchos que un oso pardo… asturiano, claro.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.