Con el poco bienvenido descenso del mercurio en los termómetros y la llegada del frío, el cuerpo reclama platos más contundentes y calientes que lo reconforten, lo entonen y le ayuden a entrar en calor. Afortunadamente, el recetario es de lo más prolífico, pues en él habitan un sinfín de elaboraciones que reúnen dichas características y, además, alimentan el estómago y animan el espíritu. He aquí siete platos muy convenientes para afrontar las bajas temperaturas que se apoderan de los días del invierno.

1Cocido madrileño

Fuente: Wikipedia.

Es uno de los platos más castizos y tradicionales del recetario madrileño, que además tiene el poder de no pasar desapercibido ante prácticamente ningún comensal. Los garbanzos son el ingrediente fundamental de este guiso, que encuentra sus antecedentes en la olla podrida típica de La Mancha.

Se cocinan junto con una mezcolanza de verduras, carnes, tocino, patatas y embutidos, pero se sirven por separado, es decir, en tres vuelcos. Así, el primero contiene el caldo o la sopa de la cocción de los ingredientes; el segundo, los garbanzos, las patatas y las verduras; y el tercero, las carnes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.