Castilla y León posee un recetario repostero pródigo en creaciones tradicionales, en el que priman los sabores recuperados y los gustos naturales, ofreciéndonos la oportunidad de conocer este castizo rincón de la geografía española a través del paladar. Cada una de las provincias que integran el territorio castellanoleonés puede presumir de tener un dulce típico, que se erige insigne representante de sus tierras, así como excelente anfitrión de los paladares viajeros. Estos son los siete dulces más ricos de Castilla y León.

1Rebojo zamorano

Fuente: Pixabay

Con permiso de la caña zamorana, el rebojo es uno de los dulces más populares de cuantos integran el recetario repostero de Zamora. Se trata de un pan que bien puede considerarse pariente cercano del bizcocho, pues tiene un aspecto alto, señorial y rústico y presenta una textura interior esponjosa y tierna. Además, se elabora con ingredientes de siempre: azúcar, harina, levadura, mantequilla, huevos y ralladura de naranja o limón. Un dulce sencillo y sin ostentaciones, que ejerce de perfecto acompañante de un café o, mucho mejor, de un rico chocolate caliente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.