Siete rincones de España para disfrutar en primavera

/

“La primavera es la época de los proyectos y los planes”, se decía en Anna Karenina.  Y es que esta estación del año —más allá de alterar la sangre, como ya sabemos— tiene la virtud de ponernos en movimiento. Si te apetece huir unos días de la ciudad y respirar aire nuevo, ¿qué tal uno de estos siete fantásticos rincones para disfrutar de la primavera? 

Bosque de Muniellos (Asturias) 

Muniellos
Fuente: Wikipedia

Se trata del mayor robledal de España y un rincón único para disfrutar de la primavera en todo su esplendor. Situado entre los concejos de Ibias y Cangas de Narcea en el suroeste del Principado, Muniellos es de esos lugares que combinan la naturaleza virgen siempre cambiante y el misterio de aroma mitológico: tal vez una xana o un trasgu salga a nuestro encuentro tras cruzar el puente… 

Declarado Reserva de la Biosfera en el año 2000, cuenta con un Centro de Interpretación y un Centro de Recepción, ideales para configurar las rutas de nuestra visita. Y ya que estamos en la zona, no hay que olvidarse de probar el Vino de Cangas, muy de moda en los últimos tiempos: sí, en Asturias no solo se bebe sidra… 

Valle del Benasque (Aragón) 

Benasque
Fuente: Wikipedia

Este popular valle oscense presume de tener la mayor concentración de cimas de 3.000 metros de altitud en todo el Pirineo, incluyendo el Aneto, el pico más alto de la Cordillera. Para los montañeros es un lugar imperdible. Pero, además, la zona ofrece innumerables opciones para más o menos aventureros: deportes acuáticos, decenas de rutas de senderismo, ciclismo de montaña… y varios balnearios de primer nivel. 

En la zona norte del Valle uno de los espacios más visitados es el Parque Natural Posets Maladeta con más de 30.000 hectáreas de vibrante naturaleza, incluyendo varios glaciares y numerosos lagos y cascadas que, en esta época del año, están en su mejor momento. 

Doñana (Andalucía) 

Doñana
Fuente: Wikipedia

El parque de Doñana no necesita presentación: se trata de uno de los espacios naturales más importantes del sur de Europa, un verdadero oasis para los amantes de la naturaleza y un hábitat irrenunciable para cientos de especies de animales. ¿Nunca has prestado mucha atención a la ornitología, a ti lo de las aves “ni fu ni fa”?: eso es que no has estado en Doñana. Más de 100 especies de aves eligen cada año el parque para reproducirse — en primavera es el turno de las aves africanas, habiéndose catalogado más de 350 especies totales en el parque.  

Pero Doñana también es un espectáculo para los sentidos gracias a sus famosas dunas móviles, a sus virginales playas, a las marismas y a los bosques: en suma, un paraíso… a la vuelta de la esquina.  

Selva de Irati (Navarra) 

Selva de Irati
Fuente: Wikipedia

No hace falta irse hasta Alemania para disfrutar de una selva. Y es que Irati es el segundo hayedo-abetal mejor conservado de Europa, solo por detrás de la celebérrima Selva Negra. Hablamos de 17.000 hectáreas de naturaleza suntuosa que se mantiene en un estado virginal gracias a la protección con la que cuentan las tres zonas principales de la Selva: las reservas naturales de Mendilatz y Tristuibartea y la reserva integral de Lizardoia. Ni que decir tiene que los aficionados al senderismo o a la bici BTT tienen aquí un rincón ideal para disfrutar.  

Lagunas de Ruidera (Castilla La Mancha) 

Lagunas Ruidera
Fuente: Wikipedia

Declarado parque natural en 1979, las Lagunas de Ruidera es una delicia para los amantes de las cascadas. A lo largo de decenas de lagunas podremos disfrutar con las barreras naturales que dan lugar a preciosas cascadas que deleitarán nuestra cámara de fotos. Y no te olvides del bañador para darte un chapuzón en el humedal más bello de la Península Ibérica. 

Tal es el atractivo y la fama de las Lagunas de Ruidera que el insigne Alonso Quijano se dio un paseo por uno de los rincones más impresionantes de la zona: la Cueva de Montesinos. Efectivamente, las Lagunas de Ruidera también fueron un escenario escogido por Cervantes para su Don Quijote. 

Cañón del Sil (Galicia) 

Cañón del Sil
Fuente: Wikipedia

A veces recorremos miles de kilómetros para disfrutar de un tipo de paraje natural que también está al lado de casa. El Cañón del Sil es un buen ejemplo de ello: una impresionante garganta que se extiende a lo largo de 35 kilómetros alcanzando en algunas zonas los 500 metros de altura. La mejor forma de disfrutar de este espectáculo es a bordo de un barco, surcando los meandros del Sil.  

En esas empinadas laderas, además, se práctica la conocida como viticultura heróica que da lugar a uno de los caldos más venerados del Galicia: aquí crecen las uvas que son la materia prima de uno de los mejores vinos blancos de España. Otra razón más para disfrutar del Gran Cañón gallego.  

Parque Nacional del Teide (Canarias) 

Teide
Fuente: Unsplash

Otro rincón de la geografía española que no necesita presentación, ¿verdad? Declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 2007, el Teide es el símbolo por excelencia de Tenerife. Su parque natural, con 19.000 hectáreas, es el mayor de Canarias. Y aunque cualquier época del año es buena para acercarse a este paraíso, en la primavera tiene lugar una explosión de color que anima los tonos pardos de las montañas dando lugar a un espectáculo sinestésico.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.