La ciudad de Viena, capital de Austria y con una población de 2.700.000 habitantes en su área metropolitana, es una de las grandes capitales culturales de Europa y del mundo. El río Danubio atraviesa la ciudad dándole un colorido especial a esta urbe, donde el idioma predominante es el alemán. En los últimos años se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de Europa. Hoy queremos darte a conocer nuestras recomendaciones para pasar tres días disfrutando de esta ciudad. Ven a recorrer con nosotros sus principales monumentos y atractivos.

Día 1

Comenzaremos nuestra visita en la Ópera del Estado, reconstruida después de la segunda guerra mundial, y que está considerada una de las tres óperas más importantes del mundo.

Muy cerca encontramos el museo más importante de Viena, el Museo Albertina. Nada más entrar, te darás cuenta de por qué es el más famoso de la ciudad. En la actualidad, posee unos 65.000 dibujos y más de un millón de grabados.

Muy próximo a este museo podremos visitar la Iglesia de los Agustinos o de San Agustín, una interesante iglesia construida en el siglo XIV para las necesidades eclesiásticas de los Habsburgo. Su interior, de estilo gótico, fue añadido en el siglo XVIII y es uno de los más deslumbrantes de la capital vienesa.

A continuación, tomaremos dirección al Neuer Markt, el nuevo mercado que se encuentra en una zona de mucho movimiento comercial. Allí tenemos la Iglesia de los Capuchinos o la Kaisergruft, con la famosa cripta de los Habsburgo, en la que se encuentran sepultados muchos de los emperadores de esta dinastía.

En la Neuer Markt y sus alrededores encontraremos varios restaurantes y bares para poder reponer energías antes de continuar nuestro trayecto.

Tras el almuerzo, saldremos en busca de la Catedral de San Esteban, templo gótico emblema de la ciudad, en cuyo interior vamos a poder disfrutar de una gran cantidad de tesoros en forma de obras de arte. Es recomendable rodear por completo el edificio y disfrutar de sus vistas y altares exteriores, además de vislumbrar sus tejados.

Cruzamos la plaza y encontraremos la Graben, un antiguo foso de la época de los romanos con un monumento que representa a Leopoldo I rezando con un ángel sobre una hechicera, y que simboliza la derrota de la peste. En el Graben podemos ver la Iglesia de San Pedro, con el detalle de la cúpula de color verde que la hizo famosa en el mundo.

Cruzamos por la plaza de San Miguel y encontraremos excavaciones romanas siempre tan interesantes. Además, tenemos la Iglesia de San Miguel y el Museo Casa Loos, un museo dedicado al arquitecto Adolf Loss.

El sitio más importante de nuestro recorrido en el primer día es el Hofburg. Un lugar que está dividido en tres partes por visitar: una exposición, un recorrido por el edificio, con las salas y las habitaciones reales, y un recorrido que tiene como figura protagonista a la emperatriz Sissi.

Y como punto de interés y pintoresco, la biblioteca Prunksaal, una biblioteca barroca que bien merece la pena conocerla y visitarla.

Sin olvidarnos de la Schatzkammer, un museo con la exposición del Tesoro Imperial. Un poco más allá se halla la Neue Burg, el último ala que se construyó del palacio y actualmente museo de Éfeso.

Toda esta zona en la que nos encontramos es conocida como Volksgarten, un parque ideal para comer. Lo más recomendable es probar las típicas salchichas vienesas de los puestos callejeros, aunque ahora también hay puestos de kebab y pizza.

Aquí cerca se encuentra también el Burgtheater, el edificio que reemplazó un pequeño teatro de la Corte en 1888 y que guarda frescos de Klimt sobre las escaleras. Asimismo, encontramos el Ayuntamiento y el Parlamento, además del Templo de Teseo, similar a los antiguos templos griegos, construido en homenaje a la democracia ateniense.

Llegamos por fin a la plaza de María Teresa, la emperatriz más popular de Austria, en la que se hallan dos de los mejores museos del mundo a ambos lados: el de Historia del Arte y el de Historia Natural. Si se decide a recorrer el interior de estos museos, el día no quedará pequeño, pero es muy recomendable conocer estos dos emblemas de la cultura.

Día 2

Comenzamos nuestro segundo día en el Museo Bélico, un lugar mas que recomendable para conocer de primera mano la historia de los conflictos que azotaron esta parte de Europa. Muy próximo a este encontraremos los palacios Oberes Belvedere y Unteres Belvedere. Hoy ambos son museos importantes de pinturas y algunas esculturas, pero con unos jardines que son una verdadera maravilla.

Hay que acercarse a conocer a la Schwarzenbergplatz, una fuente y una estatua dedicadas a la liberación de Viena por el Ejército Rojo. Además, está rodeada de notables edificios modernistas, como la embajada de Francia o la Cámara de Comercio.

Frente a la plaza, se encuentra el Museo de la Ciudad de Viena. También muy recomendable, ya que visitando su interior es la mejor manera de conocer la historia de la ciudad. El museo está próximo a la plaza de Carlos, donde también se localiza la famosa Iglesia de Carlos, imponente y maravillosa.

Otros edificios y lugares de interes en los alrededores son la Academia de Arte y el museo Secession, absolutamente modernista y templo de Klimt. En esta zona existen una buena cantidad de sitios para poder comer, bastante económicos y de buena calidad.

Nuestro siguiente punto está un poco alejado. Se puede ir en metro, aunque resulta más interesante dar un paseo. No en vano estamos en uno de los rincones más hermosos de Viena.

Este punto alejado es el parque del Estado, donde se halla el Kursalon. Este parque es realmente un lugar precioso y muy cuidado que merece la pena recorrerlo y contemplar la tranquilidad que transmite. Además, de paso se puede ver otro de los iconos de Viena, la estatua dorada de Johan Strauss tocando su violín.

A escasos metros encontramos el MAK, uno de los museos de arte decorativo más antiguos de Europa. Y un poco más arriba está el Ministerio de la Guerra, un edificio un tanto peculiar y que te llamará poderosamente la atención.

Una mención especial a nuestro siguiente punto del recorrido merece la Hunderwasserhaus. En realidad, se trata de un barrio de viviendas, pero todas ellas muy peculiares. La imaginación del arquitecto Hunderwasser convierte este rincón vienés en algo más propio de un cuento de hadas, lleno de colores, fantasía y originalidad.

Siguiendo el río hacia arriba, está la Kunsthauswien, aún dentro de la zona de la Hunderwasser. Y un poco más allá, sin abandonar el bello Danubio, vamos a ver Urania, el observatorio astronómico y lugar de reunión de intelectuales y bohemios. Por último, tenemos la Reisenrad, la primera noria del mundo, que gira desde 1897.

Día 3

Comenzaremos este tercer día en el parque de Schönbrunn y su palacio. En él veremos el gimnasio de  Sissi, el primer inodoro de su época, las estancias de la última emperatriz (la portuguesa Zita), las de Napoleón y la famosa sala de los millones. A la salida del palacio, a la derecha, está el jardín del príncipe. En el recorrido por este parque encontraremos una fuente con el detalle de representación de unas ruinas clásicas, además de laberintos y otros atractivos.

Al fondo de los jardines está el monumento Gloriette, que conmemora la victoria de María Teresa sobre las tropas de Federico II de Prusia, y su galería neoclásica. En la zona de restaurantes podemos comer algún plato tirolés para disfrutar con las excelencias de la gastronomía de Austria.

Una vez que hayamos disfrutado de la comida, nos encaminaremos hacia el zoo Tiergarten, razón por la que Francisco III de Lorena dejó que la ambiciosa María Teresa subiera al trono. Su pasión por los animales le hizo fundar el zoo más antiguo de Europa.

Si nos gustan las plantas podemos ver el Palmenhaus, el invernadero de acero más grande de Europa, y también el jardín japonés.

Y en el final de nuestro recorrido por Viena veremos las puertas que dan hacia Am Platz, una plaza de color amarilla llena de historia. Hacemos mención también de Hofpavillion, una estación de metro diseñada para el emperador por Otto Wagner. La sala de espera octogonal y su decoración son una verdadera delicia.

 

Imágenes: WikimediaWikipedia, Colección propia.