A unos 46 kilómetros de Cáceres se encuentra Trujillo, una ciudad cuyos orígenes se remontan a un antiguo castro celta y que todavía atesora vestigios de las distintas centurias en todo su conjunto urbano.

De tal forma, un día en Trujillo es un paseo por la historia, donde resuenan los ecos de la época de los descubrimientos. Te damos las claves para descubrir este lugar en la comunidad autónoma de Extremadura, a unas 2 horas y media en automóvil desde Madrid.

Castillo y murallas de Trujillo

Fuente: Flickr/giborn_134 CC BY-ND 2.0

El nombre de Trujillo procede de lo que en su día fue la Turgalium romana, cuya denominación también alude a su primitivo nombre celta, ya que aquí se encontraba un destacado castro. Pero fue con la ocupación romana cuando este lugar comenzó a incrementar su importancia, la cual no dejaría de ir en aumento en las siguientes épocas, como la paleocristiana y la visigoda. Así, es posible contemplar los restos de una basílica mozárabe, situada detrás de la puerta de Coria, y de la calzada romana que comunicaba Turgalium con Cauria, la actual Coria.

En el año 900 comenzaron a construirse las murallas para proteger la ciudad y el castillo que adquiriría su aspecto definitivo tras la Reconquista: la Alcazaba de Trujillo, con el castillo construido entre los siglos XIII y XIV, así como la ermita de San Pablo y las torres que jalonan sus murallas. De las puertas con las que contaba el recinto, permanecen la puerta de la Coria, la puerta el Arco del Triunfo, la puerta de San Andrés y la puerta de Santiago.

Dos son las iglesias que destacan de aquel pasado: la iglesia románica de Santiago Apóstol, que alberga el Cristo de las Aguas, del siglo XIV, y que cada año sale en procesión, y la iglesia parroquial de Santa María la Mayor, donde se encuentra un busto de bronce que representa a Francisco de Orellana, descubridor del río Amazonas.

Casas, palacios y conventos

Fuente: Pixabay

Entre los siglos XV y XVI se fundaron importantes casas, palacios y edificios monacales en Trujillo. Así, es necesario destacar la Casa Fuerte de Chaves El Viejo, donde se hospedaron los Reyes Católicos; la Casa de los Altamirano; la casa fuerte de los Escobar; el alcázar de los Bejarano; la casa de Francisco Pizarro de Vargas, casa natal del padre del conquistador Pizarro, que alberga la Casa Museo Pizarro ; la conocida como Casa de las Palomas, de los Rol Zárate y Zúñiga; la Casa de los Alvarado, y la Casa de los Chaves-Calderón.

Entre la arquitectura religiosa destacan de esta época el convento de San Miguel, el convento de la Encarnación y el convento de San Francisco, junto al que es posible visitar el Museo del Traje Enrique Elías. Además se levantó la Picota, también conocida como el Rollo de Trujillo, y se edificaron las antiguas casas consistoriales.

Fue precisamente el siglo XVI uno de los momentos más álgidos de Trujillo, cuando la población llegó a tal número que se expandió extramuros, y en la zona que permanecía en la zona interior de sus murallas se levantaron grandes casas de la nobleza, como el palacio de los marqueses de Santa Marta, la conocida como Casa de la Cadena, donde se instaló Felipe II en 1583, el palacio de los duques de San Carlos y el palacio de los marqueses de la Conquista, situado en la Plaza Mayor, así como muchos otros edificios emblemáticos de la Edad Moderna.

Plaza Mayor

Fuente: Wikimedia/Javier Losa CC BY 2.0

La plaza Mayor no puede faltar en el recorrido por Trujillo y es un punto ideal para iniciarlo, aunque también puedes terminarlo aquí, tomando algo en sus terrazas, descansando en sus bancos o asistiendo a los eventos que se celebran cada año en ella, como la Feria del Queso o la fiesta de El Chíviri, catalogada como Fiesta de Interés Turístico de Extremadura, durante el Domingo de Resurrección. Aquí se alza uno de los monumentos más famosos de la ciudad: la estatua de Francisco Pizarro. Esta escultura ecuestre data de 1929 y fue creada por dos artistas estadounidenses: Mari Harriman y Charles Cary Ramsay.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.