En octubre de 1962 el mundo contuvo el aliento ante el pulso que mantuvieron Estados Unidos y la URSS: la crisis de los misiles fue el instante más tenso de aquella Guerra Fría que mantuvieron las dos potencias armamentísticas más importantes de la segunda mitad de siglo XX.  

Pese a que finalmente se impuso la cordura entre los gobiernos de Kruschev y Kennedy, todo el mundo tomó nota del peligro que suponía un conflicto entre ambos países: es así como comienzan a construirse estructuras secretas tanto de protección como de experimentación y gestión bélica por todo el planeta. Os proponemos una ruta por 9 de esos lugares secretos de la Guerra Fría, algunos convertidos en museos… y otros aún rodeados de enigmas. 

1Cheyenne Mountain Complex en Colorado 

Lugares secretos de la Guerra Fría
Lugares secretos de la Guerra Fría. Fuente: Wikipedia

Dicen de ella que es la instalación más segura del mundo, la columna vertebral de las fuerzas militares de los Estados Unidos. Y, por supuesto, está vetada a personal no autorizado.

Excavada bajo 600 metros de granito de la Montaña Cheyenne en el estado de Colorado se trata de una combinación de búnker de protección, puesto de control y centro de información en el que trabajan unas 200 personas, sobre todo ingenieros de comunicación e inteligencia siendo la sede del NORAD, el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte. 

Su construcción arrancó en 1961 alcanzando su plena capacidad operativa en 1967 después de invertir en ella casi 150 millones de dólares. Cheyenne Mountain Complex tiene capacidad para soportar una explosión nuclear de 30 megatones a una distancia de dos kilómetros contando con varias puertas blindadas de 25 toneladas que sostendrían la onda expansiva.