¿Por qué la cultura vikinga fascina en todo el mundo? ¿Es la combinación de honor, firmeza, combatividad y camaradería que la caracteriza? ¿Son sus drakkar? ¿O es la hidromiel? Hace ya casi 1.000 años que el pueblo vikingo perdió su pujanza en la Europa continental pero su recuerdo sigue muy presente en nuestros días. Un buen ejemplo de ello es el festival Up Helly Aa que se celebra en Lerwick, la capital de las islas Shetland, ubicadas a unos 160 kilómetros al norte de la costa septentrional de Gran Bretaña y a unos 350 kilómetros de Bergen en Noruega.

Llueva, truene o caigan chuzos de punta el Guizer Jarl guiará a su escuadra desde el mar a las calles de Lerwick para cumplir con una tradición que se remonta a finales del siglo XIX. Se trata de un evento que nace en época victoriana cuando la Sociedad de Abstinencia Total —no hace falta que os expliquemos a que se dedicaba esta sociedad, ¿no?— prepara un evento divertido tras la temporada de Navidad para que los más jóvenes puedan desfogar un poco. ¿Y qué mejor forma de desfogar que quemar cosas?

Up Helly Aa
Fuente: Shetland.org

Importaron una fiesta que se desarrollaba al otro lado del Atlántico en la que los inmigrantes británicos arrastraban barriles de alquitrán en llamas. Pero en 1881 Lerwick decide cambiar los barriles por antorchas. Y aparece el drakkar: la mítica embarcación de un pueblo que llevó la navegación a otro nivel… y a otros continentes sin descubrir. Es así como nace definitivamente el festival Up Helly Aa tal y como lo conocemos hoy: un evento divertido para toda la familia en el que se reivindica la herencia vikinga de los pueblos del norte.

24 horas de fiesta vikinga en Lerwick

Desde hace años, el Up Helly Aa de Lerwick se celebra el último martes de enero. En 2020 —vete reservando— el festival será el día 28 de enero. Pero para los protagonistas del evento los preparativos empiezan muchos meses antes. De mayo a septiembre se desarrolla una exposición en la que se homenajea el festival incluyendo fotos y disfraces de los años anteriores. Es a partir de septiembre cuando los escuadrones comienzan a deliberar para elegir su disfraz para el siguiente Up Helly Aa.

Up Helly Aa
Llueva o truene, los vikingos salen a desfilar

Hay que señalar que solo un escuadrón —Jarl Squad— puede ir vestido de vikingo. Ellos y su Guizer Jarl —el jefe del escuadrón, el cual debe llevar, como mínimo, quince años perteneciendo al comité del Up Helly Aa— son los líderes del festival. Para los fanáticos de la cultura vikinga tal vez sea un poco chocante ver a unos amenazantes guerreros al lado de un grupo de perritos calientes o de marineritos. Y es que el Up Helly Aa también tiene mucho de nuestro carnaval, y sus escuadrones se parecen bastante a nuestras carrozas o chirigotas…

Tras meses de preparación en los que los diferentes escuadrones eligen con mimo su disfraz y construyen el drakkar, llega el gran día. Para el Jarl Squad la mañana es muy intensa. A las 9 en punto de la mañana realizan el primer desfile de camino a la Legión Británica donde hacen la primera parada.

Up Helly Aa
Cuatro meses después, toca disfrutar del ‘drakkar’ y los disfraces

Después llega uno de los grandes instantes del Up Helly Aa: acuden al puerto para recoger el barco y hacerse las pertinentes fotos anuales. Imaginaos lo serio que se pueden llegar a tomar el asunto cuando llevan cinco meses preparando este momento. Tras ello, dedican el resto de la mañana a visitar hospitales y escuelas, entre otros actos.

Después de un merecido descanso, ya con la noche cerrada en Lerwick, llega lo gordo. En la plaza del ayuntamiento se juntan los escuadrones. El jefe de la escuadra vikinga pasa revista mientras uno de los guizers sostiene un poste de parafina. Suena un petardo, las luces se apagan… y se encienden miles de antorchas. El barco vikingo y sus navegantes lideran la procesión. El espectáculo es asombroso.

Up Helly Aa
Fuente: The Scotish Sun

Y llega el gran momento esperado por todos: tras finalizar el desfile, el Jarl Squad rodea con sus antorchas el drakkar y tras otro petardo se prende fuego al barco. ¡Tantos meses de trabajo ardiendo en unas pocas horas! Seguro que a los valencianos les suena un poco todo esto…

Up Helly Aa
Fuente: Pinterest

Y a partir de aquí, la fiesta toma el cariz que cada uno desee. Por todo Lerwick se realizan diferentes fiestas privadas en los denominados halls en las que es común ver aparecer a los escuadrones que realizan algunas coreografías más o menos hilarantes. ¿Que no quieres irte al hotel? A las ocho de la mañana se sirve el desayuno de los supervivientes. Y el año que viene más desfiles, más fuego y más hidromiel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.