Con más de 23.000 hectáreas, el Valle del Genal es la segunda Zona Especial de Conservación más extensa de toda la provincia de Málaga. Y, pese a ello, sigue siendo un enclave secreto y mucho menos transitado que la vecina Costa del Sol. Porque el viajero que se adentra en esta tierra de suaves colinas y verdes praderas que nutre el Genal —el ‘río jardín’— aún siente que está descubriendo un territorio íntimo, una jugosa reserva solo para iniciados.  

A lo largo de nuestro viaje atravesando el Valle del Genal visitaremos más de una decena de pueblos que se ubican en las laderas de las colinas, además de diversos enclaves naturales donde respiraremos ese aire montaraz de reflejos marinos que singulariza el interior de Málaga. 

Recorriendo el Alto Genal

Una ruta por el Valle del Genal
Una ruta por el Valle del Genal. Cartajima. Fuente: Depositphotos

El Valle del Genal se ubica al sudoeste de la provincia de Málaga: al norte de Estepona, al sur de Ronda, al oeste de la Sierra de las Nieves y al este del Guadiaro, río en el que desemboca el Genal. Nuestra primera parada en este recorrido es el pueblo más alto del valle, el enclave ideal para comenzar a disfrutar del paisaje esmeralda y azul ultramar del entorno del Genal.  

Situado a 20 kilómetros al sur de Ronda, Cartajima domina el valle a sus más de 800 metros de altura. De origen probablemente árabe, su nombre derivaría justamente de su ubicación: al-Z’jaima, el lugar de más altura. Al oeste de esta pequeña localidad no podemos perder la oportunidad de conocer el karst de los Riscos de Cartajima, con su peculiar modelado de la caliza que ofrece espectaculares relieves pétreos. 

A diez minutos al este de Cartajima, visitamos Parauta, otro pueblo blanco y humilde que lucha contra la despoblación como tantos otros de las comarcas interiores de la península. En la disposición de su caserío aún puede rastrearse su origen árabe: calles empedradas estrechas y empinadas para salvar la ladera de la colina. Declarado municipio ecológico desde 1999, al oeste también podemos disfrutar de otro tesoro natural en el Área Recreativa de Las Conejeras, ya lindando con la Sierra de las Nieves. 

Una ruta por el Valle del Genal
Una ruta por el Valle del Genal. Castañar de Pujerra. Fuente: Wikipedia

A diez kilómetros al sur de Parauta, llegamos ya a Igualeja, una de las principales localidades de la zona porque aquí se sitúa el nacimiento del río que da nombre al valle: catalogado como Monumento Natural de Andalucía, el nacimiento del río Genal es uno de los lugares más singulares de todo el valle. Y si disfrutas de los fenómenos más insólitos de la naturaleza no te pierdas la cueva excéntrica, un espacio plagado de singulares formaciones kársticas al norte del pueblo. 

Seguimos ruta ya hacia el oeste para conocer Pujerra, una de las localidades del valle más celebradas por los amantes del senderismo, sobre todo en otoño, cuando los castañares lucen en todo su esplendor cobrizo: no te pierdas el imponente Castaño Centenario de Pujerra y el Museo de la Castaña que rinde homenaje a este delicioso fruto. 

Y de Pujerra nos vamos a Júzcar, quizás la localidad más popular del valle por haber sido la sede del estreno mundial de Los Pitufos hace una década. Para la ocasión, buena parte de las casas del pueblo fueron pintadas de azul, como si de la Chefchaouen marroquí se tratara. Tanto gustó el nuevo tono elegido que, por consulta popular, se ha mantenido desde entonces.  

Una ruta por el Valle del Genal
Una ruta por el Valle del Genal. Júzcar, el pueblo azul. Fuente: Depositphotos

Pero mucho antes de Hollywood tentase a los juzcareños, la localidad malagueña vio nacer la primera fábrica de hojalata de España debido a la riqueza maderera de la Serranía de Ronda, rehabilitada desde hace unos años como sede de una bodega. 

Y tras pasar por Faraján y recorrer su popular sendero de Las Chorreras finalizamos esta primera parte de la ruta por el Valle del Genal en Alpandeire, pueblo que destaca por la iglesia de San Antonio de Padua, la ‘catedral de la Serranía’, una construcción del siglo XVI donde fue bautizado Fray Leopoldo, canonizado por la Iglesia católica en 2010. 

Una ruta por el Bajo Genal 

Una ruta por el Valle del Genal
Una ruta por el Valle del Genal. Benadalid. Fuente: Wikipedia

Atajate, nuestra primera parada por el Bajo Genal, se ubica muy cerquita de Alpandeire, pero debemos rodear durante 17 kilómetros para tomar la A-369 que llega de Ronda. Pueblito deliciosamente minúsculo dominado por el campanario de la iglesia de San José, en Atajate podemos degustar un trago de mosto y conocer la historia de esta dulce bebida en el Museo Abierto del Mosto

Seguimos hacia el sur para conocer Benadalid donde destaca una de las construcciones más singulares de todo el valle: las Cuatro Torres o castillo de Benadalid que domina un promontorio rocoso al norte del pueblo. Reforzado con la llegada de los árabes a principios del siglo VIII, fue durante ocho siglos uno de los principales vigías de la Serranía de Ronda. 

Una ruta por el Valle del Genal
Una ruta por el Valle del Genal. Calles de Guacín con una placa que recuerda a Guzmán el Bueno. Fuente: Wikipedia

Tras pasar por Benalauría y Algatocín, pueblos mirador desde donde se disfrutan de impresionantes vistas que alcanzan en los días claros las costas norteafricanas, nos desvíamos a Benarrabá donde asistimos a la Feria Gastronómica de la Serranía de Ronda, el lugar ideal para degustar la tradicional cocina serrana: migas, gachas, habas con tomate, ajo y jamón, conejo, saltavallao —un humilde pero delicioso sofrito de verduras— y, de postre, pestiños, una ‘fruta de sartén’, típica de Semana Santa. 

A un paso de Benarrabá, llegamos a Gaucín, la localidad más sureña del Bajo Genal donde nos acercamos a su castillo del Águila desde donde nos volvemos a extasiar con los pliegues serranos tapizados de verde.

Aquí murió Guzmán el Bueno en 1309, señor de Sanlúcar de Barrameda y fundador de la casa Medina Sidonia, en una batalla contra un ejército del Reino de Granada. Pero si quieres hacer algo más que observar el paisaje y soñar con leyendas medievales, en el entorno de Guacín se ubican dos interesantes atractivos: la vía ferrata del Castillo del Águila y el cañón de las Buitreras, ya en el valle del Guadairo. 

Una ruta por el Valle del Genal
Una ruta por el Valle del Genal. Arte urbano en Genalguacil. Fuente: Unsplash

Tras poner a prueba nuestra destreza en uno de los enclaves más espectaculares de la zona, finalizamos nuestra ruta por el valle del Genal en Genalguacil, un pueblo único en la Serranía de Ronda por su vinculación al arte contemporáneo.

Cada dos años se reúnen aquí artistas de diversa procedencia para exponer sus obras en las calles, algunas de las cuales permanecen en ellas mientras que otras se cobijan en el Museo de Arte Contemporáneo Fernando Centeno López. Todo ello convierte Genalguacil en una suerte de pueblo museo, la mejor despedida para esa obra maestra de la naturaleza malagueña que es el valle del Genal.