Vícar, un pueblo de Almería con murales Disney

//

Los vecinos de Vícar se han acostumbrado a pasear entre grafitis, dibujos y murales que engalanan muchas de sus calles. Es una iniciativa del Ayuntamiento de la localidad almeriense que coincide con uno de sus grandes eventos anuales: Paseando entre velas

De los cuentos clásicos de Disney a la mitología griega, cada año se apuesta por una temática que inspira a artistas llegados de diferentes puntos de España que plasman sus composiciones en las calles vicarias. Acompáñanos en esta visita a Vícar, una localidad de cuento en el corazón del Poniente Almeriense. 

Paseando entre murales en Vícar 

Vícar
Mural que recrea una escena del mito de Perseo y la Gorgona – Fuente: Víve Vícar / Facebook

El ascendiente de Instagram y otras redes sociales en el turismo es cada vez mayor. Atraer el viajero con recorridos tematizados funciona muy bien: desde terroríficos pueblos embrujados hasta localidades pintadas de azul pitufo. Pero una vez hechas las fotos de rigor, el viajero busca algo más allá del hermoso embalaje que actúa como anzuelo: y es así como refulge la tradición cultural de nuestros pueblos. 

Fue en agosto de 2015 cuando el Ayuntamiento de Vícar puso en marcha su primera edición de Paseando entre velas, una iniciativa cultural y turística que nació con el objetivo de celebrar una de las noches más brillantes del calendario: la llegada de las Perseidas

Seguro que muchos recordaréis cómo se vivían aquellas noches “en vela” en el pueblo, aquellas interminables jornadas nocturnas a la fresca, disfrutando de la amistad y las estrellas. Y cómo mirábamos hacia arriba para convertir en deseos aquella lluvia de luceros nocturnos.  

Vícar
Mural de Vícar dedicado a los niños durante el confinamiento – Fuente: Víve Vícar / Facebook

La iniciativa Paseando entre velas buscó desde su primera edición homenajear aquellos crepúsculos de brillante inocencia apagando la luz y encendiendo las velas para crear el ambiente perfecto para una noche mágica.  

Para potenciar la vertiente cultural y creativa de este evento, el Ayuntamiento de Vícar añadió una nueva faceta a su fiesta de verano: el distrito del arte al aire libre. Un proyecto que se encontró con la pandemia en 2020 lo que reforzó aún más su objetivo: devolver la ilusión a los vecinos durante dos veranos en los que no fue posible vivir un Paseando entre velas con normalidad. 

Si en 2020 el tema de los murales de Vícar fue las vivencias, sentimientos y emociones vividas durante la pandemia, al año siguiente se apostó por los cuentos clásicos.

Grafiteros como Moxaico, Niko-Stook, Rodrigo Leseduarte, Sara Moncada o Danklabara llegaron el corazón del Poniente Almeriense para ofrecer su visión de algunos de estos cuentos infantiles, muchos de los cuales fueron popularizados por Disney: Blancanieves, El gato con botas o Caperucita roja, entre otros, ilustraron los muros de algunas de las calles más concurridas de Vícar. 

Vícar
Mural de Blancanieves – Fuente: Víve Vícar / Facebook

El éxito de la iniciativa fue inmediato atrayendo a numerosos viajeros, turistas y curiosos que querían descubrir por sí mismos esta selección de street art que engalana Vícar, hasta la edición de este 2022 la cual, por fin, pudo celebrarse sin restricciones relevantes. 

Y durante este pasado verano, la temática del distrito del arte al aire libre de Vícar fue la mitología griega. Aquellos dioses todopoderosos con debilidades muy humanas que protagonizaron narraciones inolvidables se plasmaron en nuevos murales vicarios.  

Vícar
Un ciclista pasa ante un mural de Pegaso – Fuente: Víve Vícar / Facebook

De Diana a Baco, de Atenea a Mercurio, y de Poseidón a Zeus, diversos dioses grecolatinos dejaron durante un tiempo sus quehaceres divinos en el Olimpo para volver a mezclarse con los humanos eligiendo Vícar para disfrutar de la lluvia de estrellas. 

Pero como reza uno de los lemas de Paseando entre velas: «colorín colorado, al final del año este cuento empieza donde ha acabado». Y es que los mejores murales de cada año se mantienen para recordar la fiesta vicaria por excelencia: así podemos disfrutar del distrito del arte al aire libre de Vícar en cualquier momento del año. 

Vícar, el corazón del Poniente 

Vícar
Mirador del Amor – Fuente: Ayuntamiento de Vícar

Ante Vícar se extienden dos mares muy diferentes. Por un lado, el blanco chispeante del mar de plástico de la huerta almeriense y más allá, al azul limpio del Mediterráneo que en el horizonte se funde con el azul celeste. Esta singular combinación cromática se aprecia en todo su esplendor en el conocido como banco de la paz y la amistad, ubicado en uno de los mejores miradores de Vícar. 

Pero no es el único mirador desde el que podemos visualizar la naturaleza que circunda la localidad almeriense. Al norte, en un meandro de la AL-3400, encontramos el Mirador del Amor, un corazón rojo que envuelve una de las mejores postales de la sierra de Gádor y la rambla de Vícar. 

Y si continuamos ruta hacia el norte, otro banco con solera: cerca ya del Barranco del Cura, se ubica el banco “nací en el Mediterráneo” que, por supuesto, ofrece vistas de los dos mares almerienses: el blanco de la huerta y el azul del Mediterráneo. 

Vícar
Plaza del Cerrillo de Vícar – Fuente: Víve Vícar / Facebook

Pero además de estos rincones paisajístico de inconfundible aroma instagrammer, en Vícar también brilla su tradición histórica como muestran los imponentes acueductos del Barranco de Carcáuz de época romana que se puede recorrer en un singular sendero siguiendo una acequia: Roma puso sus ojos en este territorio cuando descubrió las riquezas mineras de la sierra de Gádor

De vuelta al casco urbano de Vícar, no debes perderte la iglesia-fortaleza de San Benito construida en la segunda mitad del siglo XVI. Su torre construida con mampostería careada y mortero de cal incluye almenas en su parte superior lo que le otorga ese carácter defensivo. 

Y a un paso de la iglesia, la hermosa plaza del Cerrillo que destaca por sus cuatro muros de arcos ojivales que refulgen blancos ante las pardas laderas que circundan el pueblo. Desde este punto también se tienen unas magníficas vistas del entorno natural de Vícar: esas laderas verdes y terrosas entre las que brilla el blanco y el azul de los dos mares vicarios. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.