Un presunto caníbal muere de un "taserazo" en un hostal de Gales

  • Agencia Atlas

En esta pensión de Gales la policía británica ha sorprendido a un hombre que se disponía a comer parte del cuerpo de su víctima. El presunto caníbal, de 34 años de edad, había matado a una chica de 22 años sólo dos semanas después de salir de cárcel. Había cumplido condena por agresión con violencia. Los trabajadores del hostal, que alberga a personas sin hogar, llamaron a la policía cuando el individuo atacó a la chica. Para reducirle la policía usó una pistola taser de 50.000 voltios. El presunto caníbal murió poco después.