La Policía Nacional desmantela dos criaderos ilegales de chihuahuas y rescata cerca 300 perros

  • Agencia Atlas
Un zulo hermético bajo tierra. Dividido en 3 estancias para que se aparearan, para criar y para venta. En jaulas oxidadas, sin salir. Los cachorros tenían problemas articulares. Los que fallecían los tiraban a la basura, la policía encontró a dos muertos, congelados. Las 80 parejas dedicadas a la cría de chihuaha y pomeranian tenían las cuerdas vocales cortadas  para atenuar los ladridos y no levantar sospechas. Hasta 3000 euros por perro.  Para que tuvieran papeles en regla, dos veterinarios proporcionaban chips y cartillas selladas en blanco. Se anunciaban en Internet y sus clientes llegaron a ganar torneos. Se habían convertido en los principales distribuidores de Europa sin ninguna licencia. -Redacción-

Vídeos de Sociedad