El nadador Lewis Pugh logra cruzar a nado un lago antártico sin protección térmica

  • Agencia Atlas
El deshielo polar es una evidencia. El británico Lewis Plugg cruza a nado un río supraglacial en la Antártida. Su piel en contacto con las gélidas aguas, sin neopreno. Nadando entre bloques de hielo, el embajador de los océanos de la ONU quiere llamar la atención mundial. El deshielo polar es real hoy. No es cosa del mañana. Este es un mensaje en imágenes porque valen más que mil palabras. Muestra a los líderes mundiales el deshielo polar. Aspira a la protección de dos millones de kilómetros cuadrados que habría que mimar. Anhela frenar el calentamiento global. Nadando por donde no debería poderse nadar le dice al mundo que 'esto se acaba'. Exhausto en su reto, coge aire y describe los azules del hielo sin encontrar superlativos. -Redacción-