Un año del caso del 'caníbal' de Madrid

  • Agencia Atlas
El agente tiene grabada la cara del joven que abrió la puerta. Era el hijo de la mujer desaparecida. Algo ocultaba y no tardó en descubrirlo: estaba ante un asesino pero no podía imaginarse lo que escondía en su propia casa. En una de las habitaciones hallaron restos humanos encima de la cama y en el salón, tuppers y un plato con sangre y un tenedor. Un año después todavía no se ha recuperado de aquel horror y tampoco puede borrar de su mente la reacción del presunto parricida, tranquilo y frío como un témpano. Es lo más duro, dice, que ha vivido como policía. -Redacción-

Vídeos de Sociedad