La calima complica la circulación y el tráfico aéreo en Canarias

  • Agencia Atlas
Los edificios son casi imperceptibles por la calima. La densidad de esta tormenta de arena es tal que ha teñido parte de las islas de naranja, acostumbrados a su presencia, pero pocas veces con tantas consecuencias. En el aeropuerto de Gran Canaria han pasado una noche interminable. 280 vuelos fueron afectados y se registraron 300 incidencias en las últimas horas, además algunas celebraciones del carnaval suspendidas. La poca visibilidad complica la circulación por carretera, pero aún tendrán que convivir  unos días más con esta calima considerada la peor de los últimos 20 años.