El vicepresidente Mike Pence en cuarentena, después de que una de sus secretarias haya dado positivo

  • Agencia Atlas
Por prevención, el vicepresidente Mike Pence ha decidido alejarse de Donald Trump y de la Casa Blanca durante unos días. Se pone así en cuarentena después de los dos casos positivos confirmados, el último el de su secretaria de prensa con la que Pence ha estado en contacto directo. Aislado también el epidemiólogo de la Casa Blanca. Ha comparecido por videoconferencia en el Senado para advertir de las consecuencias de una prematura desescalada, no sólo del impacto que tendría en la cifra de muertos, sino avisa a los gobernadores, también supondría el retroceso de la economía. Y asegura que el número de fallecidos por el virus en  Estados Unidos es superior a los 82.000 que se manejan como oficiales ya que muchos casos no fueron diagnosticados como coronavirus. Pese a las advertencias, el estado de California anuncia la segunda fase con la reapertura de los centros comerciales, oficinas y restaurantes, donde se va a permitir consumir ya dentro del establecimiento. Aunque en las últimas horas las muertes han sufrido un repunte en Reino Unido, con 627 fallecidos, hoy estrenan la primera fase de su desconfinamiento en la que está permitido hacer ejercicio al aire libre sin restricciones, acudir a los parques o practicar deporte con las personas con las que se convive. Actividades en las que tiene que respetarse el distanciamiento social. Que en Francia parecen haber olvidado al segundo día de su desescalada. El gobierno ya ha advertido que la epidemia sigue activa y que no se puede bajar la guardia, Muestra de ello es que el país galo roza los 27.000 muertos, superando a España.  -Redacción-