Las motos eléctricas compartidas vuelven a la calle

  • Agencia Atlas
Las motos compartidas piden paso durante la desescalada. El usuario tiene miedo al transporte público y el coche no es una opción en el centro de las ciudades. De ahí que este vehículo gane adeptos: no contamina y además se limpia después de cada uso poniendo especial atención a las zonas que tocamos. En las motos compartidas es obligatorio llevar guantes. La empresa higieniza las motos y también ofrece productos para que el usuario incida en la limpieza. -Redacción-

Vídeos de Sociedad