El Gobierno negocia la que dice será la última prórroga del estado de alarma

  • Agencia Atlas
La propuesta, la siguiente: un estado de alarma de un mes en lugar de 15 días, que se podrá ir levantando por territorios. "Sera una alarma gradual, propondremos a sus señorías que si algún territorio o algunos territorios avanzan con más rapidez la alarma pueda ser levantada de ese territorio", aseguraba la vicepresidenta Carmen Calvo. Con esas novedades y la promesa de una mayor cogobernanza el Ejecutivo afronta horas de intensa negociación. Con el no previsto del  Partido Popular al que se sumaría también la negativa de Ciudadanos. A los de Arrimadas no les convence la duración, esos  30 días y rechazan las condiciones impuestas por Esquerra Republicana, que pide principalmente que se reactive la mesa de diálogo con Cataluña. Además de exigir que sean las comunidades autónomas quienes decidan el avance en la desescalada. Así las cosas, las cuentas de momento no salen. Si Sánchez quiere que su solicitud salga adelante deberá recuperar los apoyos que permitieron su investidura. -Redacción-