Invasión ciclista en la única gran zona verde abierta en Madrid

  • Agencia Atlas
Las ocho de la tarde es la hora de la escapada ciclista de la ciudad. Van camino de la naturaleza, de la única gran zona en contacto con la naturaleza de la capital donde se permite rodar con las bicicletas. Les seguimos en moto y ya nos encontramos el primer grupo, sin cascos y sin mascarillas. En la carretera hacia el distrito de Fuencarral-El Pardo (Madrid) alcanzamos el pelotón. Vienen desde la otra punta de la ciudad. Zigzagueamos por kilómetros de carretera estrecha donde se acumulan peligrosamente ciclistas, paseantes y vehículos. Una invasión, a ambos lados de la calzada, todos los días, que indigna a los vecinos de este lugar porque ven muchos grupos en paralelo que pueden provocar accidentes. Además comprobamos que las medidas sanitarias entre los deportistas, como llevar mascarilla cuando no se puede guardar la distancia de seguridad, tampoco se respetan. En el regreso a casa nos seguimos cruzando con temeridades que perjudican la salud de todos. -Redacción-