La muerte de George Floyd desata la ira en las calles de EEUU

  • Agencia Atlas
Las protestas por la otra pandemia, la de la brutalidad policial en Estados Unidos desde hace décadas, tal y como la califican colectivos antirracistas, se sigue extendiendo por las principales ciudades del país. Manifestaciones que exigen justicia por la muerte de George Floyd, en las que se recuerdan sus últimas palabras, "no puedo respirar". Un avance principalmente pacífico en sus primeras horas, pese a la tensión más que latente, y que ha acabado explotando en escenas de pura violencia. Como en Boston o en Los Ángeles, donde un agente en solitario es rodeado y golpeado por la multitud, durante más de un minuto, hasta que consiguen convencerle para escapar. En Atlanta el foco de la ira se centra en la sede de la televisión CNN. Destrozos múltiples, con policías desbordados, ante los que ha dicho basta su alcaldesa, que recuerda que ni cuando Luther King fue asesinado se le hizo esto a la ciudad. Los cordones policiales han rodeado el ayuntamiento de Los Ángeles y hasta la Casa Blanca en Washington. En Brooklyn, Nueva York, los agentes han improvisado escudos con sus bicicletas, mientras se han sucedido las detenciones en un autobús donde se habían refugiado decenas de manifestantes. Arrestos que también se han registrado en Milwaukee donde, además, se ha producido pillaje en comercios. Cuarto día de incendio en las calles de Estados Unidos que deja al menos dos muertos por disparos, un policía en Oakland y un joven en Detroit.  -Redacción-