El turismo subterráneo nacional se adentra en la 'nueva normalidad'

  • EuropaPress
Poco a poco, la nueva normalidad va abriéndose paso en la vida cotidiana y también en el turismo y la cultura. Este martes, la cueva El Soplao, uno de los principales atractivos turísticos de Cantabria, ha reabierto sus puertas tras el cierre por la pandemia del coronavirus. La cavidad ha reiniciado su actividad, únicamente, en la modalidad de Visita Turística o de Pasarela, para un solo grupo cada hora y de un máximo de 23 personas, el 50% de lo habitual. Una reducción a la mitad visitantes que también se ha aplicado en otros de los mejores representantes del turismo subterráneo nacional, la Gruta de las Maravillas de Aracena, en Huelva, que ha retomado su actividad con unas fuertes medidas de higiene y seguridad.