Difícil remontada de las residencias de mayores tras la pandemia

  • Agencia Atlas
Ahogadas por el COVID-19, las residencias eran la gran esperanza blanca de los fondos de inversión; un caramelo que se ha vuelto amargo. La Fiscalía les ha abierto 191 diligencias penales y han sufrido más de 19.000 muertes. Solo en Cataluña tienen 8.000 plazas libres que temen no llenar por el miedo al coronavirus. Muchas familias se han llevado a casa a sus mayores y, con menos residentes, algunas piensan en ERTE y en cierres cuando pase el estado de alarma. Además, el fantasma de los rebrotes sigue ahí. Los expertos piden un cambio total en las residencias para evitar la masificación: habitaciones individuales y zonas comunes para grupos reducidos. Cambios que necesitan más personal e inversión. -Redacción-