Aumenta la obesidad infantil tras el confinamiento

  • Agencia Atlas
El verano destapa la dramática realidad que deja el confinamiento en los niños. A la ansiedad, los nervios, el insomnio... se suma la obesidad infantil. Hasta tres kilos más de media como consecuencia del encierro. La falta de ejercicio, el sedentarismo extremo y los malos hábitos alimenticios tienen la culpa. Según datos de UNICEF, un 35 por ciento de los niños entre 8 y 16 años tienen exceso de peso en nuestro país. Los expertos piden a los padres que fomenten la actividad física y una dieta equilibrada y que las dinámicas negativas de estos meses no se repitan ahora durante las vacaciones. -Redacción-