Podemos desaparece del mapa gallego y la ultraderecha entra con un diputado en el País Vasco

  • Agencia Atlas
En Podemos se negaban a creer el desplome de las encuestas. Pues empuje, cero. Como el número de escaños. El único cambio, desaparecer del mapa. Y de la noche electoral. Sólo mensaje en redes. Para reconocer la derrota sin paliativos. Que toca hacer una profunda autocrítica y aprender de los errores. Autocrítica poca en el PSOE. Ábalos reconoce que se han estancado. No han sumado nada de lo que pierde Podemos, pero su lectura no es tan negativa. Mejor, criticar a la dirección del PP, al que culpa del auge nacionalista. Mismo argumento, curiosamente, han esgrimido los populares. En Génova, presumen de victoria. Y minimizan el batacazo en Euskadi, con recado a Vox incluido. Así que lo intentarán de nuevo, responde a sus barones, que piden centralidad y moderación, la coalición en Cataluña con Ciudadanos, que no levanta cabeza. Aunque con una diputada vasca, Vox hace fiesta. Aunque reconocen que, pese a todo, esperaban mejores resultados. -Redacción-