Los agricultores sevillanos de Lebrija protestan por la oleada de robos en sus cultivos

  • Agencia Atlas
Cargados con capazos, dos hombres roban sandias a plena luz del día en un cultivo de Lebrija, en Sevilla. Hacen varios viajes y, mientras uno de ellos las carga en una furgoneta, su compinche sigue recolectando. Incluso se da una vuelta para comprobar que no queda ninguna. Las víctimas son agricultores lebrijanos que ven como sus frutas y hortalizas desaparecen de sus campos. Roban varios días a la semana y a algunos trabajadores les supone unas pérdidas de hasta 400 euros. Todo lo que se llevan lo venden sacando una gran rentabilidad. No se conforman solo dejando los campos vacíos porque también roban hasta las llaves de paso del sistema de riego y rompen las gomas las juntas ocasionando graves destrozos. Además entran con sus propios coches en los cultivos y no dudan en llevarse gasolina o baterias. hartos de la situación se han visto obligados a poner cámaras de sguridad para proteger sus cultivos. Un problema añadido a la grave crisis que sufre el campo.