Un grafiti de Can Yaman adorna la fachada de una vecina de Los Barrios, en Cádiz

  • Agencia Atlas
Desde que sus series aterrizaron en España, desató la locura. En tamaño gigante en el caso de Maribel, que se lo ha llevado a la fachada de su casa. Ahí ha plasmado su pasión, encargando a un grafitero un retrato de su galán turco: Can Yaman. Su mural se ha convertido en la atracción del pueblo gaditano de Los Barrios. Pero ahí no acaba la aventura otomana de Maribel, que abre las puertas de su casa museo, un santuario dedicado al actor. Para tener dulces sueños el actor también preside su dormitorio. Siempre que puede lo lleva encima, en su traje de gitana que ha cambiado los lunares por un estampado de fotos con el rostro del joven turco. Así le rinde homenaje, porque gracias a él el confinamiento se le ha hecho más llevadero. -Redacción-