Al menos 135 fallecidos y más de 5.000 heridos en Beirut

  • Agencia Atlas
Hay decenas de desaparecidos; entre los escombros, buscan a quienes puedan seguir atrapados. Las tareas se complican por los continuos cortes de electricidad que también están dejando sin luz los hospitales. Algunos centros hospitalarios están destrozados, y otros colapsados. De hecho, los médicos atienden en los pasillos e, incluso, en plena calle. La explosión ha dejado sin hogar a 300.000 personas, y sin el 85 % de las reservas de trigo de todo el país. Por eso, toda ayuda es necesaria. El presidente libanés, Michel Aoun, es contundente: asegura una investigación rápida y transparente para repartir castigo a los responsables, dice. Mientras, mantiene en arresto domiciliario a todos los funcionarios del puerto de Beirut. Se acababa de levantar la cuarentena por el coronavirus en Líbano, pero la magnitud de este desastre va cobrando relevancia a medida que pasan las horas. - Redacción-

Vídeos de Sociedad